Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Destacan obra de los religiosos en el Hogar Vito Guarato

Obispos franciscanos y religiosas dieron su posición sobre situación anormal que se vive en el asilo para niños minusválidos abandonados

Monseñor Luis Morao, Obispo de Chalatenango, sor Clorinda de Oliveira delegada de la Congregación del Monte Calvario, Padre Hilario Contrán y Ana de Dada foto edh / Marvin Recinos

Monseñor Luis Morao, Obispo de Chalatenango, sor Clorinda de Oliveira delegada de la Congregación del Monte Calvario, Padre Hilario Contrán y Ana de Dada foto edh / Marvin...

Monseñor Luis Morao, Obispo de Chalatenango, sor Clorinda de Oliveira delegada de la Congregación del Monte Calvario, Padre Hilario Contrán y Ana de Dada foto edh / Marvin Recinos

Una de las ultimas medidas adoptadas por la junta directiva del Hogar Padre Vito Guarato, ha sido la expulsión de las religiosas y el capellán de la institución.

Ante esta situación, obispos y religiosas de la congregación del Monte Calvario, afirmaron que no se puede negar la autoría de la iglesia en esta obra, la cual ha sido llevada a cabo gracias a las religiosas y al padre Vito Guarato, un franciscano que dedicó su vida a servir a su prójimo.

Las religiosas de la congregación acompañadas por Monseñor Luis Morao, Obispo de Chalatenango, Monseñor Elías Rauda, obispo de San Vicente, y del sacerdote Hilario Contrán, capellán del Hogar Vito Guarato, estuvieron presentes para brindar su posición sobre los acontecimientos ocurridos.

Indicaron además que al mismo tiempo que una comisión de obispos mantenía reuniones con la junta directiva del Hogar, estos enviaban una carta pidiendo el retiro de las religiosas.

"Al mismo tiempo que nos reuníamos el mes pasado, ellos enviaron una carta a la superiora de la orden de religiosas en Italia, para que removieran a las Hermanas del Calvario. No ha existido sinceridad con los obispos, ya que se ha actuado a sus espaldas", dice Monseñor Luis Morao, Obispo de Chalatenango.

La labor de las religiosas es catalogada por los obispos, como una muestra de amor y entrega desinteresada a los niños del hogar, quienes han servido a esta obra por más de 19 años.

El sacerdote Hilario Contrán, párroco del Hogar desde hace nueve meses, asegura que el dinero que les fue proporcionado fue utilizado para los mismos niños del hogar.

"Han decidido que el hogar no sea religioso ni católico, yo tengo el voto de pobreza y ese dinero que me han dado siempre lo invertí en los niños del hogar, me han tomado como un chivo expiatorio", dijo Contrán.

Según Ana Doris de Dada, socia fundadora del hogar, este proyecto es de Dios, y no de ninguna persona en particular, el Padre Vito Guarato lo fundo para ayudar a los niños y no para favorecer a ninguna junta directiva.

Los obispos afirman que entre algunos de los inconvenientes que han sucedido esta la colocación de cámaras de vídeo para vigilar a las monjas, se ha limitado el espacio de circulación del personal y y recientemente se impidió la entrada del sacerdote Hilario Contrán, capellán del Hogar.

Además, se ha expulsado a las religiosas bajo el argumento de pérdida de confianza.

Esto, pese a que ellas prestan sus servicios a los niños, casi desde su fundación.

Incluso la misa del domingo, no fue oficiada en el interior del Hogar, debido a que los portones fueron cerrados con cadenas y candados. El acto religioso se llevo a cabo en el exterior bajo unos toldos.

La próxima semana continuaran las reuniones entre los obispos y la junta directiva para encontrar una solución a esta problemática.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación