Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desorden en frontera por restricciones y aumento de usuarios

Migración registró un aumento significativo, en dos días, de usuarios en la frontera Las Chinamas

Los usuarios se quejaron del tiempo que debieron de esperar para salir de El Salvador hacia Guatemala. Foto EDH / ROBERTO ZAMBRANO

Los usuarios se quejaron del tiempo que debieron de esperar para salir de El Salvador hacia Guatemala. Foto EDH / ROBERTO ZAMBRANO

Los usuarios se quejaron del tiempo que debieron de esperar para salir de El Salvador hacia Guatemala. Foto EDH / ROBERTO ZAMBRANO

AHUACHAPÁN. El personal de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) no dio abasto ayer para atender a las personas que pretendían salir del país hacia Guatemala, a través de la frontera Las Chinamas, en Ahuachapán.

A eso se sumó que sobre el puente solo puede circular un vehículo a la vez, a una velocidad que no debe de superar los diez kilómetros.

Además, las autoridades dan un lapso de 15 minutos para que circulen los vehículos que pretenden salir del país hacia Guatemala, y un tiempo similar para los que pretende entrar a El Salvador.

Ambas situaciones generaron una fila de más de un kilómetro y medio de automovilistas que pretendían realizar sus trámites migratorios.

Las restricciones del puente se deben a que fue intervenido este año, luego que en octubre de 2013 resultó dañado, cuando un camión sobrecargado intentó cruzarlo.

Migración informó que normalmente pasan a diario, por esa frontera, un promedio de 2,500 personas, pero por las festividades, el número se elevó a 7,000 usuarios.

Algunas personas tuvieron que esperar por más de dos horas en la fila de vehículos, para lograr llegar a las ventanillas de atención.

Otros, como Carlos Castillo, debieron de tener más paciencia. El salvadoreño se quejó de haber llegado temprano a la frontera para viajar hacia Guatemala, pero no logró su objetivo.

Llegó a las 8 de la mañana y dos horas y media después, aún esperaba su turno para realizar sus papeleos.

Los turistas también se quejaron del poco personal de Migración para atenderlos.

La entidad informó, a través del área de comunicaciones, que han aumentado el personal, y pasó de ocho a catorce empleados para estas fechas.

Expresó que la atención de las personas para la revisión de sus documentos es de menos de un minuto.

Esto, a excepción de aquellos que viajaban con menores de edad. En esos casos, son entre cinco y diez minutos.

Otra persona inconforme, Juan Castillo, consideró que la poco experiencia de los empleados de la frontera generó la larga fila de usuarios.

En el costado poniente de Migración hay seis ventanillas que la entidad construyó este año y que no están siendo utilizadas.

Los usuarios consideraron que debieron estar funcionando, pero aún no hay fecha.

Servirán para que los conductores de los vehículos no se bajen para realizar sus trámites.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación