Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Desorden en calles por no utilizar terminal de buses

Construyeron estructura en Ahuachapán, pero no tienen aval del VMT

El desorden que ocasiona el transporte público en vías ahuachapanecas es un problema diario desde hace mucho tiempo. foto edh

El desorden que ocasiona el transporte público en vías ahuachapanecas es un problema diario desde hace mucho tiempo. foto edh

El desorden que ocasiona el transporte público en vías ahuachapanecas es un problema diario desde hace mucho tiempo. foto edh

AHUACHAPÁN. La falta de aval por parte del Viceministerio de Transporte (VMT) para que funcione la terminal en Ahuachapán, continúa generando desorden y suciedad en las calles que son utilizadas por el transporte urbano e interdepartamental como puntos de abordaje.

Negocios de comida con estructuras improvisadas, casetas de empresas de buses instaladas en plena calle, basura en las vías, deterioro del asfalto y usuarios sin protección ante la lluvia y el sol, son solo algunos problemas que enfrentan los ahuachapanecos al no tener una infraestructura adecuada.

Lo irónico para muchos es que el año pasado fueron construidas unas instalaciones para tal fin, pero estas se encuentran en desuso por la falta de autorización de la dependencia gubernamental.

En noviembre del año pasado, los empresarios de buses comenzaron a usarla; mas el VMT los amenazó con sancionarlos si continúan haciéndolo.

Ante la amenaza, volvieron a las calles, en las proximidades del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

La terminal fue construida por la Asociación de Transportistas Unidos Ahuachapanecos ( ATUA), en un predio de más de dos manzanas, en la colonia Santa María II, a la entrada de la ciudad.

Reportes periodísticos indican que invirtieron más de un millón de dólares en ese proyecto que ahora solo es utilizado para guardar en las noches algunas unidades de una de las rutas de buses.

Mientras, en las cercanías del Seguro Social se estacionan a diario cerca de 250 buses interdepartamentales que viajan a Santa Ana, San Salvador, Sonsonate, San Francisco Menéndez y Tacuba, entre otros destinos.

Por otra parte, frente del mercado municipal número dos y del parque Francisco Menéndez, se estacionan microbuses que van a los diferentes cantones de Ahuachapán.

Muchos usuarios lamentaron que la terminal aún no esté en funcionamiento, sobre todo por las comodidades que representa para las personas.

Uno de ellos, Manuel Magaña, expresó que el sitio cuenta con seguridad, servicios sanitarios, iluminación y es higiénico.

"Es lamentable que nuestras autoridades se opongan al funcionamiento de la terminal, ya que tiene por lo menos los elementos más indispensables", dijo el residente de la colonia Santa María.

El presidente de la asociación, Abel Cabezas, dijo vía telefónica, que ya presentaron una nueva solicitud al VMT para que les permita el funcionamiento de la terminal.

Sin embargo, no quiso detallar más sobre el tema.

Quien también lamentó la falta de aval fue el alcalde, Rafael Morán Orellana.

El funcionario dijo que la decisión del VMT al no autorizar la terminal, contrasta con los planes de ordenamiento que se vienen realizando en la ciudad desde mayo del 2012.

Desde entonces, varias calles y avenidas han sido recuperadas por la alcaldía luego que por décadas estuvieron ocupadas por vendedores informales. A algunos de ellos se les construyeron módulos o fueron instalados en galeras.

"Es lamentable que teniendo una infraestructura que reúne lo básico, sigan los buses teniendo como punto de partida la calle, donde se forma un embotellamiento enorme", expresó el edil.

Morán espera que tras la campaña política, el VMT autorice el funcionamiento de la terminal.

En septiembre del año pasado, el concejo acordó una prohibición para que las unidades del transporte colectivo utilicen las calles como puntos de abordaje.

La alcaldía nunca aplicó dicha medida a la espera que la dependencia gubernamental avale el uso de la terminal.

Pero el edil no descartó retomar la aplicación del mismo ante el desorden que se genera en las calles.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación