Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alerta por lluvias

Depresión tropical deja estragos en el país

Advierten ante posible desborde de ríos y quebradas en zonas urbanas. También deslizamientos en El Boquerón y El Chaparrastique

La comunidad La Nueva Esperanza resultó afectada por las inundaciones. Unas seis familias fueron evacuadas por el alto riesgo. foto edh / Claudia Castillo

La comunidad La Nueva Esperanza resultó afectada por las inundaciones. Unas seis familias fueron evacuadas por el alto riesgo. foto edh / Claudia Castillo

La comunidad La Nueva Esperanza resultó afectada por las inundaciones. Unas seis familias fueron evacuadas por el alto riesgo. foto edh / Claudia Castillo

La situación de lluvias que persiste en el país desde el fin de semana motivó ayer a las autoridades de Protección Civil a decretar alerta amarilla para cinco departamentos: San Salvador, La Libertad, Santa Ana, Ahuachapán, Sonsonate y todos los municipios de la zona costera, con especial atención en Chirilagua, San Luis La Herradura, Tecoluca, Jiquilisco y Jucuarán.

Los otros nueve departamentos están en alerta verde, afirmó Jorge Meléndez, director de Protección Civil.

Junto a la alerta, las autoridades pusieron a funcionar el Centro de Operaciones de Emergencia Nacional y los centros de operaciones a nivel departamental y municipal, sobre todo en los departamentos con alerta amarilla.

La ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, indicó que las lluvias son causadas por una Baja Presión que ayer por la mañana estaba al Sur (sureste de Puerto Ángel, México). Suma una onda tropical presente en Nicaragua.

Por la tarde, los informes de la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica (NOAA, por sus siglas en inglés), de Estados Unidos, ya reportaban que la baja presión pasó a ser depresión tropical.

No obstante, las autoridades señalaron la posibilidad de que las condiciones mejoren un poco este miércoles.

Pero mientras eso ocurre, advirtieron que hay altas condiciones de vulnerabilidad por deslizamientos en la zona de El Boquerón, en San Salvador, así como la Hacienda Melara, de La Libertad y el volcán Chaparrastique, de San Miguel. En este último caso,, porque tras la erupción de diciembre y febrero hay material acumulado que puede ser arrastrado por las lluvias.

Las lluvias que cayeron ayer en las primeras horas del día obligaron a la evacuación de un grupo de familias en la Comunidades El Pepeto Tres, de Soyapango y el hundimiento de un tramo de la calle principal de la colonia San Antonio, en la misma localidad.

Los funcionarios llamaron a la población que habita en las márgenes de ríos de corto recorrido a que estén vigilantes ante la posibilidad de desbordamientos, entre ellos los que cruzan San Salvador, así como los que llegan a la costa. El sector de la Colonia Málaga, en el centro capitalino, está entre los puntos susceptibles a desbordarse y de hecho, el paso estuvo restringido allí en horas de la mañana.

De acuerdo a Pohl, las lluvias han propiciado significativa acumulación de lluvias en algunos puntos del territorio. "En la zona central hemos tenido acumulados de lluvia de hasta 166 milímetros. La zona más afectada es la central y occidental", indicó.

Pese a las condiciones climáticas, el director de Protección Civil, Jorge Meléndez, descartó por el momento una posible suspensión de clases.

Efectos en el interior

Las tormentas que cayeron el domingo por la noche en cantón El Havillal, del caserío El Ciprés, en Conchagua, en La Unión, provocaron la inundación de siete viviendas.

Las casas estaban hechas de material bahareque y lodo, los afectados son de escasos recursos económicos y perdieron ropa, zapatos, e incluso una familia hasta un saco de maíz que tenía para el sustento diario.

Representantes de Protección Civil Municipal que inspeccionaron el lugar, indicaron que de presentarse otra inundación, tres de esas viviendas pueden colapsar por el tipo de material con que están hechas.

Sergio Perdomo miembro de Protección Civil, dijo que tras la evaluación, será el alcalde el que tome las acciones de ayudar a los afectados por las recientes tormentas.

Juan Munguía Maldonado, uno de los afectados, dijo que la inundación fue provocada porque la calle no tiene una cuneta de salida del agua.

"Unos diez centímetros subió el agua, no aguantamos los zancudos porque hay mucha humedad en la zona, se nos mojó ropa, zapatos, y me llevó un saco de maíz que tenía", explicó el afectado.

Mientras que las autoridades de Protección Civil Departamental indicaron que no conocían sobre el problema de las inundaciones en estas viviendas.

En el resto de la zona oriental, no reportaron inconvenientes por las lluvias.

En la zona occidental, las lluvias solo han dejado deslizamientos y la evacuación de una familia que vivía en una zona de alto riesgo.

En Santa Ana, el jefe regional de Protección Civil, Danery Alemán, explicó que tuvieron que evacuar a una familia de la comunidad Emmanuel debido a que su casa está próxima a la barranca que se ha formado en la calle conocida como El Chupadero.

Asimismo, informó que hubo dos deslizamientos con desprendimiento de árboles en diferentes puntos.El que más afectó fue el que ocurrió en el kilómetro 54 de la carretera Panamericana que va de Santa Ana a San Salvador, en el cantón Las Aradas, el cual fue habilitado por Fovial.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación