Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Deficiencias al desnudo en los simulacros del volcán

Según el director de Protección Civil estos eventos les ayudan a detectar fallas

Los alumnos de la escuela Rosa Hirleman esperaron por varia horas para poder ser evacuados de la zona de peligro en simulacro. Foto EDH / carlos segovia

Los alumnos de la escuela Rosa Hirleman esperaron por varia horas para poder ser evacuados de la zona de peligro en simulacro. Foto EDH / carlos segovia

Los alumnos de la escuela Rosa Hirleman esperaron por varia horas para poder ser evacuados de la zona de peligro en simulacro. Foto EDH / carlos segovia

SAN MIGUEL. Después de tres simulacros por erupción en el volcán Chaparrastique, siguen quedando al desnudo graves deficiencias para atender la emergencia, si vuelve a producirse un nuevo proceso eruptivo.

Ayer las autoridades de Protección Civil llegaron a la zona para realizar un simulacro en ocho centros escolares cercanos al coloso, pero la sorpresa fue que al momento de la alarma, los docentes no estaban preparados para sacar a los infantes, hacía falta transporte para el traslado y además no había un plan para evitar el paso de vehículos en la zona donde salieron los niños, al menos en el caso de la escuela Rosa Hirleman del cantón Conacastal.

Jorge Meléndez, director de Protección Civil reconoció las fallas en la atención de la emergencia. "Hay una infinidad de detalles que hay que tomar en cuentan para mejorar, muchos de ellos solo se pueden detectar en la práctica de los simulacros", indicó el funcionario.

Entre las fallas el funcionario destacó que en el simulacro no se determinó la cantidad de niños que movilizarían en cada camión, y en algunos con capacidad para 50 metieron a más de 100, un grupo demasiado grande para el control de un solo maestro.

Otra deficiencia fue que los camiones llevaban capas para proteger a los menores de la ceniza, pero la gran cantidad de niños, sumado al poco aire que ingresa al vehículo podrían generar problemas de asfixia en algunos de los evacuados.

"Si piensan poner capas a los camiones en los que se sacarán a los niños deberán hacerse respiraderos para que los niños no tengan problemas de asfixia", explicó Meléndez.

Otro punto que falló fue la poca colaboración de las alcaldías, pues en el caso de las escuelas de El Conacastal, la comuna chinamequense había previsto enviar tres camiones, pero al momento del simulacro solo llegó uno y las autoridades de Protección Civil departamental no contaban con vehículos disponibles para sustituir a los que hicieron falta.

Además, los niños no contaban con mascarillas para usar al momento del simulacro, aunque los maestros justificaron que sí entregaron las mascarillas, pero solo a niños más grandes y el resto estaban guardadas para usarlas en la emergencia.

Al momento del ejercicio todos los niños pequeños iban en un sólo grupo y estos según Meléndez deben ir combinados con niños más grandes que puedan auxiliarles al momento de evacuar, además que los camiones cuenten con elementos de abordaje como escaleras para que los menores puedan subir sin problemas como sucedió ayer.

Indicó que deben incluir en los planes de evacuación cómo atender a niños escolares discapacitados, pues hasta el momento no lo han hecho.

"Es importante y enriquecedor estas prácticas porque así conocemos lo que nos hace falta hacer y mientras más practiquemos más tendremos la posibilidad de perfeccionar cuando se dé una emergencia", explicó Meléndez.

Agregó que en el caso de la comuna de Chinameca les notificaron que tenía problemas y por eso no participarían del simulacro, pero que enviarían carros; sin embargo, solo enviaron uno y eso, según Meléndez, no puede ocurrir en una emergencia.

En el simulacro no participó el director de la escuela Rosa Hirleman, y según Meléndez la falta de colaboración del director la informarían al Ministerio de Educación para que sea esa instancia la que corrija el problema.

Mencionó que todos aquellos funcionarios que no colaboren en una situación de emergencia podrían ser sancionados por la responsabilidad que implica salvaguardar las vidas de quienes estén en peligro por una erupción.

Más problemas

Además de las fallas y la poca colaboración para el simulacro de evacuación, las autoridades de Protección Civil, deben resolver si permitir o no proyectos de las alcaldías en las comunidades cercanas al volcán por la emergencia que viven.

Eso en referencia a un proyecto de agua potable que la comuna de Chinameca está desarrollando en el caserío Las Crucitas y que ha provocado que la calle principal no tenga acceso.

"No podemos parar los proyectos en estas comunidades, porque la emergencia del volcán puede durar meses o años", explicó el funcionario.

Explicó que tienen ya un plan definido por dónde salir en la comunidad si se da una emergencia a falta de poder usar la calle principal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación