Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Decomisarán ventas si no respetan límite

La comuna de Usulután advierte a vendedores informales de no salirse de puestos asignados

Los vendedores informales están obligados, mediante ordenanza municipal, a mantenerse dentro de los límites de venta en la zona del centro de la cabecera. foto edh / archivo

Los vendedores informales están obligados, mediante ordenanza municipal, a mantenerse dentro de los límites de venta en la zona del centro de la cabecera. foto edh / archivo

Los vendedores informales están obligados, mediante ordenanza municipal, a mantenerse dentro de los límites de venta en la zona del centro de la cabecera. foto edh / archivo

USULUTÁN. Ordenar las ventas en la cabecera usuluteca parece ser una acción interminable para las autoridades edilicias, quienes han advertido a los vendedores informales que si no respetan los límites establecidos para sus puestos les decomisarán su mercadería.

Esa situación ha generado el descontento de los vendedores, quienes aseguran que la aplicación de la ordenanza, que delimita la zona en que pueden vender y estipula el tamaño de los puestos de venta, les está afectando en sus negocios.

Una muestra de los problemas que ha generado la aplicación de la ley municipal fue el decomiso de mercadería ocurrido el martes anterior.

A dos de los vendedores les decomisaron sus productos por haber sobrepasado la línea que delimita sus puestos de venta.

"No es justo que ellos hagan eso. Que no quiten la mercadería porque es el sostén de nuestras familias", dijo una de las vendedoras que se quejan por la medida edilicia.

El edil usuluteco Francisco Meardi asegura que el objetivo no es afectar a los vendedores, pero que no puede dejar de lado el ordenamiento de la ciudad.

Agregó que se les han delimitado sus espacios y ellos deben respetarlos.

"Las vendedoras se salieron de la linea amarilla y no es la primera vez. No quieren entender, pero ya se les levantó un acta de compromiso y se les devolvió lo decomisado", indicó el edil.

Agregó que los vendedores conocen de la ordenanza que delimita las zonas de venta y lo que implica.

Además dijo que aquellos que se resistan a respetar la ordenanza serán sancionados hasta con 57 dólares y no les devolverán la mercadería decomisada.

Indicó que no tolerarán que los vendedores informales se tomen de nuevo las calles recuperadas.

"Más que sancionar a la gente económicamente queremos que se eduquen, que comprendan que es por el bien de Usulután el trabajo que hacemos y no porque les queremos afectar", dijo.

Comerciantes formales aseguraron que los esfuerzos que hace la municipalidad por ordenar las ventas de las calles son idóneos.

Para el caso, Santiago Meléndez, presidente del Grupo Empresarial de usulután, asegura que "es necesario que se ordene la ciudad, porque de eso depende que llegue más inversión foránea y ya es tiempo de que Usulután se desarrolle".

Eduardo Jovel, otro comerciante, asegura que el problema del desorden en la cabecera es cultural.

"La gente no se educa y por eso quieren vivir siempre en desorden, pero es momento que Usulután deje de ser un pueblón y se convierta en una verdadera ciudad", dijo, confiado en que cambie.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación