Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Darán viviendas a familias que viven en peligro

Se gestionan los servicios básicos para estas

Las nuevas viviendas tienen las instalaciones y servicios necesarios. Foto EDH/ Cristian Díaz

Las nuevas viviendas tienen las instalaciones y servicios necesarios. Foto EDH/ Cristian Díaz

Las nuevas viviendas tienen las instalaciones y servicios necesarios. Foto EDH/ Cristian Díaz

SONSONATE. Catorce familias que residen en zonas de alto riesgo de la cabecera departamental, tendrán casas dignas con la construcción de igual número de viviendas en el barrio El Pilar, cerca del cementerio de Sonsonate.

Su edificación está a cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Italia, la organización no gubernamental África 70, del mismo país, y la alcaldía.

Esto en el marco del proyecto Asentamiento Urbanos Sostenibles, que también ha incluido los componentes de obras de mitigación de riesgo en dieciséis comunidades intervenidas y del desarrollo económicos de las familias beneficiadas.

El nuevo asentamiento se suma a otras 23 familias que recibieron casas en enero y que se encuentran en la comunidad Espíritu Santo. La inversión en este ascendió a $253,500.

Los beneficiados con ambos proyectos fueron seleccionados por la vulnerabilidad que enfrentan ante las inundaciones y deslizamientos que provocan los desbordamientos de los ríos Julupe, Ceniza y Sensunapán.

Este segundo proyecto tiene el 90 % de avance porque aún están gestionando la instalación del agua potable, aguas negras y energía eléctrica, explicó uno de los técnicos en gestión de riesgo de la organización no gubernamental, Salvador Recinos.

El alcalde, Roberto Aquino, indicó que estos serán instalados a más tardar en mes y medio aunque no precisó la inversión que realizarán en dichas áreas.

Detalles

Las casas comenzaron a ser construidas a finales del año pasado y fueron terminadas en mayo pasado. Cuentan con dos habitaciones, sala, comedor-cocina, servicio sanitario, lavamanos y ducha, entre otros.

Los beneficiados aportaron mano de obra para la edificación de las viviendas, que les permite alejarse de las zonas de riesgo donde tradicionalmente han residido.

La inversión asciende a $143,255; de los cuales la cooperación italiana está aportando $113,331; la municipalidad, $21,035; y la comunidad, $8,889.

Recinos explicó que entre las comunidades de donde proceden las familias beneficiadas, está Peña Alta, Oseas Perla y Bosques del Río.

"El objetivo del proyecto es garantizar a estas familias que van a ser reubicadas de zonas de alto riesgo y que históricamente han estado viviendo en condiciones indignas, que habiten en condiciones más dignas para seres humanos", resaltó el técnico de África 70 en referencia al peligro que corren las personas por residir a orilla de los tres ríos cuando estos incrementan su caudal.

Además porque corren el riesgo de alguna enfermedad propagada por vectores pues los afluentes también son utilizados para el lanzamiento de desechos sólidos.

Cinco familias ya están ocupando sus casas precisamente por dicho peligro.

Keyli Solís, una de las beneficiadas, recordó que en 2012 el río Julupe aumentó su caudal por lo que parte de sus pertenencias fueron arrastradas.

Desde entonces, cada vez que llovía fuerte aumentaba su preocupación porque la historia podía repetirse ante la vulnerabilidad de residir a dos metros del afluente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación