Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dañan señalización vial en cabecera migueleña

La PNC asegura que el hurto de señales, y daños a propósito, pueden ocasionar accidentes en los que peligran los conductores foráneos que no conocen los sentidos de las calles al no poder hacer un alto

Dañan señalización vial en cabecera migueleña

Dañan señalización vial en cabecera migueleña

Dañan señalización vial en cabecera migueleña

SAN MIGUEL. El buen trabajo que hizo el exjefe oriental del Viceministerio de Transporte (VMT), Samuel Girón, se diluye en la medida en que la señalización vial de la ciudad va siendo diezmada por vándalos que, o las hurtan para venderlas como chatarra, o las manchan y destruyen sin razón aparente.

Ahora el jefe del VMT, Gaspar Portillo, tiene que ocuparse de superar los obstáculos de una burocracia mayúscula para solventar las necesidades de señalización que en algunos puntos de la ciudad comienzan a generar accidentes viales, según las fuentes policiales.

Portillo dice que el problema de hurto de señales no es algo serio; lo que les complica es el hecho de reponerlas porque hay que hacer sendos trámites ante la unidad encargada dentro del VMT.

Héctor Torres, jefe de la unidad de tránsito de la delegación policial migueleña, señala que aunque son pocos los puntos en la ciudad donde la falta de señales ha ocasionado accidentes, estos puntos son muy transitados, por lo que hay percances con frecuencia.

El Diario de Hoy constató que la señal de alto donde convergen la 14a. Calle Oriente y la 8a. Avenida Norte, fue hurtada y es este uno de los puntos donde la falta de los rótulos ha causado choques que hasta el momento solo dejaron daños materiales, dicen fuentes policiales.

Torres sostuvo que la falta de las guías dificulta la labor a los conductores, sobre todo aquellos que no residen en la ciudad de San Miguel; y que, por ende, no conocen los sitios donde deben detenerse cuando faltan las señales.

A José Santos Ramos, un conductor, le parece que el no reponer los rótulos en la medida en la que "van desapareciendo" o las van destruyendo "es una irresponsabilidad del gobierno. ¿Sí uno choca por la mala señalización de quién es la culpa? Pero si exigimos que el Estado nos pague los daños no lo harán", razona.

Las gestiones

Portillo dice que ya han gestionado la reposición de algunas rótulos viales que han sido hurtados o dañados, pero que aún no reciben respuesta.

Sin embargo, dijo que también hacen un levantamiento de necesidades más amplio con la idea de hacer una mejora general en la señalización de toda la ciudad.

El mejoramiento general podría realizarse antes de que concluya este año.

También adelanta que en el VMT hacen un análisis de las opciones que tienen para fabricar las señales en materiales "que no le den margen de ganancias como los que le dejan hoy a quienes recolectan chatarra", argumentó Portillo.

Dice que en ese análisis de materiales lo primordial es obtener un tipo de letreros que acomoden a los estándares internacionales, y que en este sentido la fibra de vidrio parece ser la opción que más se amolda a las exigencias.

Empero, este es una decisión que deberán tomar a nivel central en el VMT.

Pero no solo el hurto de señales afecta a los automovilistas. Otras son dañadas. Algunos colocan rótulos de personas desaparecidas o de anuncios comerciales, lo que con el paso del tiempo contribuye a que se corroan las láminas de los rótulos viales y la película reflexiva termine por desprenderse.

Otros se llevan pequeños pedazos de las señales, como las láminas de las que indican la nomenclaturas, y en algunos casos hurtan los pernos que sostienen los altos. Otros la rocían con pintura en aerosol, lo que las inutiliza.

Ricardo Espinal, otro chofer, argumenta que para que en la ciudad haya buena señalización es urgente un cambio cultural.

"Si es la misma gente la que las destruye, hay señales que están en las reparaciones de llantas y aquí habría que preguntarles cómo las obtuvieron", dice.

A la mala señalización se suma el deplorable estado de los semáforos de la ciudad, que aunque la luminaria es nueva y con tecnología LED, el programa que las controla está tan desfasado que se daña con la menor vibración de voltaje en la energía eléctrica, lo que también ha dejado accidentes de tránsito.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación