Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Consumo de agua restringido en el lago Coatepeque

Medio Ambiente hará análisis cada tres días. Restricciones podrían variar dependiendo de los resultados. Consumo de peces sin impedimento

Agua de Lago de Coatepeque contiene elevado nivel de fosfatos

La coloración se debe a una nueva floración de microalgas cuya concentración, a diferencia de ocasiones anteriores, es diez veces menor.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) recomendó a las personas con piel sensible que se  abstengan de bañarse en el lago de Coatepeque al igual que ingerir su agua debido a la alta concentración de microalgas que han generado el cambio de color del lago.
Usualmente es azul cristalino; sin embargo en los últimos días se tornó turquesa.

Pese a estas recomendaciones, la ministra, Lina Pohl, señaló que no hay inconveniente en que las personas consuman especies que se extraen del lago, entre ellas, peces. 

Los análisis que realizó el MARN determinaron que la presencia de microalgas, conocidas como cianofita (microcystis aeruginosa), es muy inferior a las halladas en el 2012, cuando el lago también cambió de color.

Pohl aclaró que en ese entonces, las muestras se realizaron cuatro días después de haberse iniciado el evento de coloración. Para esta ocasión lo reportan desde el jueves.

En esta ocasión registran 11,100 células por mililitro de microalgas de cianofita; mientras que en el 2012 fueron 152,567.

El otro tipo de microalgas encontradas es ceratium (dinoflagelado); pero de estas apenas fueron halladas en los análisis del viernes 93 células por mililitro.

Las muestras fueron realizadas en el sitio conocido como Centro Obrero, en el centro del lago y en la isla Teopán.

En ellos se midieron parámetros de calidad de agua y análisis físico, químicos y biológicos.

Protocolos de la Organización Mundial de la Salud consignan que a partir de valores iguales o mayores de 2,000 células por mililitro debe existir un nivel de vigilancia del cuerpo de agua.

Pohl señaló que estarán realizando análisis cada tres días para conocer el comportamiento de las microalgas porque podría generarse mayor toxicidad.

Agregó que este es un proceso entre natural y provocado por el ser humano porque éstas se nutren de nitratos y fosfatos de los agroquímicos que son utilizados en la agricultura que existe en los alrededores del lago.

Además la radiación solar genera que crezcan y se desarrollen en todo el cuerpo del lugar.

“No consuma el agua del lago porque esto podría provocar una mayor facilidad para (que) las bacterias (que tengan las personas) se desarrollen; (no hay) ninguna otra restricción por el momento. Hemos hecho análisis en las plantas, en las algas, están en buen estado. Ya se hizo el buceo y no hemos visto mortandad de peces”, resaltó la ministra.

Explicó que el color turquesa se debe a las altas concentraciones de cianotoxina que al morir liberan dicha pigmentación. El proceso de coloración puede durar entre una y dos semanas.

Esta dependencia recomendó a las personas no utilizar el agua del lago para consumo humano y de animales, al menos dos semanas después de que desaparezca el color turquesa.

El jefe de la unidad de humedales del MARN, Enrique Barraza, encargado de realizar los análisis, expresó que las muestras se tomaron en la superficie del lago y a una profundidad de cinco metros.

Aseveró que la vida acuática está normal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación