Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Construirán segunda fase del relleno sanitario de Atiquizaya

La primera fase tiene menos de seis meses de utilidad, luego de haberse construido hace 10 años

La segunda fase del relleno sanitario ubicado en el cantón Zunca iniciará el próximo 12 de enero. fotos edh / cristian díaz

La segunda fase del relleno sanitario ubicado en el cantón Zunca iniciará el próximo 12 de enero. fotos edh / cristian díaz

La segunda fase del relleno sanitario ubicado en el cantón Zunca iniciará el próximo 12 de enero. fotos edh / cristian díaz

AHUACHAPÁN. El 12 de enero comenzará la construcción de la segunda fase del relleno sanitario de Atiquizaya, lo que permitirá alargar su vida útil ante el poco espacio con el que actualmente cuenta tras haber iniciado sus funciones en 2005.

Desde entonces, son más de 60,000 toneladas de basura las que ha recibido provenientes de este municipio y de otros cuatro a los que la alcaldía les ofrece ese servicio.

Estos son El Refugio, Concepción de Ataco, Candelaria de la Frontera y San Lorenzo, que cancelan $24.50 por el tratamiento de sus desechos sólidos.

A diario son 21 toneladas de basura las que recibe, en promedio, la infraestructura. La mayor parte de ella proviene de Atiquizaya, con diez toneladas, seguida de Concepción de Ataco, con cinco.

Candelaria de la Frontera genera tres e igual cantidad entre San Lorenzo y El Refugio.

El proyecto consiste en la construcción de 8,037.28 metros cuadrados de trinchera; 1,037.99 metros cuadrados de laguna de lixiviados; 4,446 metros cuadrados de área verde y obras complementarias, como estación de descanso y servicios sanitarios.

La edificación de esta segunda fase será de $392,193.91; de los cuales $92,793.91 serán colocados por la municipalidad y $299,400 provienen del Fondo especial de los Recursos Provenientes de la Privatización de Antel (Fantel).

El Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) consignó que, de acuerdo al diseño presentado, el relleno sanitario tendrá una vida útil de tres años y que puede aumentar dependiendo de los esfuerzos que se realicen en disminuir la cantidad de desechos que se dispongan.

El gerente de la unidad de medio ambiente de la comuna, Pedro Canana, expresó que esos esfuerzos podrían generar que el uso de la segunda etapa se extienda por un periodo de siete años.

Esta alcaldía ha realizado obras que han permitido prolongar su utilidad, por un periodo de diez años; ya que, en un inicio eran 36 trincheras con las que contaba.

Pero estas fueron unidas para formar dos, lo que les permitió recibir mayor cantidad de desechos, ya que han utilizado aquellos espacios que estaban libres.

Obra urgente

En noviembre pasado, autoridades municipales reconocieron que si no ejecutaban este proyecto apenas iban a tener seis meses más de vida útil de la primera fase.

Ese mismo tiempo tendrá la empresa constructora para la ejecución del proyecto, según contrato. Aunque la petición que le han realizado es que se realice en cinco meses para aprovechar la época seca. La obra fue adjudicada a principios de diciembre pasado.

Canana expresó que cuentan con los permisos ambientales que otorga el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) para este tipo de obras.

Esta dependencia gubernamental los proporcionó desde un inicio para las tres fases con las que cuenta este proyecto, que en su primera etapa tuvo una inversión de $330 mil.

El relleno sanitario está construido en un terreno de siete manzanas que se ubica en el caserío Terrón Blanco, cantón Zunca.

En El Salvador se prohibió desde 2007 que se depositen los desechos sólidos a cielo abierto, por lo que varias alcaldías, con ayuda de otras dependencias, han impulsado la construcción de sus propios rellenos sanitarios y plantas de compostaje.

Otras alcaldías, en cambio, deben enfrentar grandes desembolsos económicos para el tratamiento de sus desechos sólidos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación