Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Conductores se quejan por congestionamiento en frontera El Amatillo

Afectados piden que haya regulación del tráfico en la frontera y que además los trámites aduanales sean más rápidos para evitar desorden

El transporte pesado usa los dos carriles de la vía mientras esperan por ser atendidos en Aduanas. Foto EDH / insy mendoza

El transporte pesado usa los dos carriles de la vía mientras esperan por ser atendidos en Aduanas. Foto EDH / insy mendoza

El transporte pesado usa los dos carriles de la vía mientras esperan por ser atendidos en Aduanas. Foto EDH / insy mendoza

LA UNIÓN. Los motoristas de vehículos livianos, buseros y turistas que transitan por la carretera a la frontera El Amatillo deben armarse de paciencia para poder circular por la zona, esto porque generalmente hay un enorme tráfico que impide el paso.

Según los mismos conductores, hay dos razones que originan el problema: los trámites lentos en la aduana y la imprudencia de los conductores del transporte pesado que se aparcan a media calle creando un tapón que retiene por horas a los cientos de transportistas que necesitan cruzar la frontera.

Los conductores deben esperar por lo menos una hora para cruzar la frontera, los furgones hacen hasta doble fila en la vía y se aparcan por mucho tiempo a la espera de ser atendidos.

Un equipo de El Diario de Hoy fue testigo de esto, pues un conductor de un furgón dejó su unidad en medio de la calle a la altura de la "pluma", se bajó y se fue a sellar la documentación. Eso provocó más de cuarenta minutos de obstaculización vial. En ese momento no había policías ordenando el tráfico vehicular.

Un agente aduanal que no se identificó dijo que el problema es que cuando en la Aduana donde los furgones pasan a revisión está lleno, por lógica se generan esas trabazones mientras los atienden.

"En ocasiones nos apoyamos con la policía, pero a veces los furgoneros se adelantan para ganar espacio y pasar antes y de ahí se vienen todos y causan la trabazón por querer pasar rápido", dijo el oficial aduanero.

Marcos Bernal es un salvadoreño que viaja constantemente hacia Honduras y lamentó que una de las fronteras más desordenadas para circular sea El Amatillo.

"No entiendo por qué aquí siempre nos encontramos con doble fila de furgones, una a un lado de la calle y otra en medio. No dejan espacio para que pasen los carros pequeños, además uno trabaja con tiempo y siempre se llega tarde cuando debemos cruzar por esta frontera. Eso nos acarrea problemas", indicó el conductor.

Bernal agregó que los trámites aduanales son demasiado lentos, por eso se desesperan los conductores y por tratar de pasar se toman toda la calle evitando el paso de los carros livianos.

"Creo que deberían de coordinarse los trabajadores de Aduanas y la policía para evitar que esto continúe registrándose", aseguró.

Ismael Montenegro iba rumbo a Panamá y tenía más de media hora de estar esperando circular.

"Hay quienes somos prudentes y dejamos estacionado el trailer a un lado de la calle, aunque nos toque pasar de inmediato, pero otros son irresponsables y aquí no hay quién regule", dijo el hombre.

Adrián Funes, otro conductor, instó a los responsables de los registros a que solventen el problema antes de que lleguen las vacaciones de Semana Santa, pues la situación podría agudizarse por la llegada o salida de turistas al país.

"Por esta frontera ingresan bastantes turistas, también personas con fines comerciales. Deberían empezar a ordenar más ahora que tenemos dos puentes habilitados: el viejo y el nuevo", aseguró Funes.

Se buscó la versión de las autoridades aduaneras a través del área de comunicaciones para conocer su opinión en torno a lo denunciado. Al cierre no habían respondido a la petición de información.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación