Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Concluyen obras para prevenir correntadas en vía El Chupadero

La obra fue posible gracias a la unión de gobierno local, central y entidades privadas.

Chupadero-2

Las estructuras fueron diseñadas para evitar que se produzcan inundaciones.  | Foto por Iris Lima

SANTA ANA. Durante décadas, la calle conocida como El Chupadero, sobre la 37a. Calle Poniente, había sido un dolor de cabeza tanto para las autoridades locales como para los habitantes. El exceso de agua que bajaba del volcán de Santa Ana causaba serias inundaciones en dicho tramo. En una ocasión, incluso causó la muerte de dos personas que iban en estado de ebriedad y cayeron al vacío.


Ayer por la mañana, el ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, llegó a inaugurar los trabajos que realizaron en un tramo y cuya inversión fue de 620 mil dólares. Aunque la obra es de competencia municipal, el gobierno central apoyó al igual que lo hizo una institución educativa privada que está en el sector y la misma alcaldía local.


Según explicó Martínez, la primera fase consistió en la construcción de 102 metros lineales de canaleta de tres metros de ancho por tres de profundidad; así como el relleno compactado con 10,850 metros cúbicos de material selecto; la construcción de tres guarda niveles de mampostería y la estabilización y revestimiento de taludes.


Mientas que en la segunda fase se construyó una bóveda de captación de aguas lluvias de tres metros de ancho y siete de longitud, así como otras obras aguas arriba.


Todo ello permite actualmente el encauzamiento de las aguas lluvias que bajan del volcán hacia la bóveda madre del sistema de aguas lluvias de la ciudad.


El alcalde de la ciudad, Mario Moreira, agradeció los trabajos realizados y aseguró estar comprometido a abrir puertas para unirse con el gobierno central para sumar esfuerzo y llevar a cabo obras en beneficio de los habitantes de la ciudad.


Lo que falta


Sin embargo, pese a que el impacto de las obras inauguradas beneficia a una comunidad de 350 familias, estas expresaron la necesidad de continuar realizando trabajos similares aguas arriba.


Maritza López, presidenta de la Asociación de Desarrollo Comunal (Adesco) de la comunidad Emanuel, manifestó que “está linda la obra, pero todavía hay parte de la comunidad vulnerable. Tenemos un problema aguas arribas... Y según pase el tiempo (si no se hace nada), podemos perder toda una línea de familias, que son 45”.


En ese sentido, solicitó al ministro Martínez continuar apoyando a la municipalidad para solucionar el problema que aún enfrenta otro grupo de habitantes.


El ministro aseguró que los próximos trabajos que realizarán son aguas abajo, tomando en cuenta que la Fundación Roble realizará unas obras y ellos colaborarán en los trabajos. “Nos quedará pendiente de ver cómo conseguimos los recursos para la etapa aguas arriba”, aseguró.
Respecto a los próximos trabajos dijo que el proyecto aún se encuentra en la etapa de formulación, por lo que no podía revelar ni montos ni detalles de las obras a realizar.


El director regional del Mop, Alex Beltrán, explicó que los trabajos que se necesitan aguas arriba son similares a los realizados e inaugurados ayer, que consisten en encausar las aguas lluvias para evitar inundaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación