Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comunidad reclama atención por falta de servicios básicos

Vecinos dicen que la ayuda recibida por gobiernos municipales es mínima

Los vecinos de la comunidad piden a la alcaldía que les apoye mediante la ejecución de proyectos de beneficio social.

Los vecinos de la comunidad piden a la alcaldía que les apoye mediante la ejecución de proyectos de beneficio social.

Los vecinos de la comunidad piden a la alcaldía que les apoye mediante la ejecución de proyectos de beneficio social.

LA UNIÓN. La lotificación Santa Rosa, en el casco urbano de la cabecera departamental, parece estar en el olvido. Basta describir que al menos 25 de las 50 viviendas que conforman la referida comunidad, en pleno siglo 21, aún se alumbran con candiles.

Se ubica en la calle que conduce a Amapalita y colinda con la colonia Los Rubios y barrio Las Flores, sitios a los que el desarrollo, a través de proyectos de mejoras viales y otros, sí ha llegado.

Los pobladores consideran que están aislados del desarrollo de la ciudad por el abandono de las diferentes administraciones municipales.

Solo como ejemplo, citan y se pudo constatar por un equipo de EDH, que la mayoría de calles que conecta a los pasajes de la colonia están en pésimas condiciones, algunas, intransitables en verano e imposibles en invierno.

Hay un aproximado de 25 ranchos de lámina y madera que carecen de electricidad, por lo que sus residentes deben alumbrar sus noches con velas o candiles.

Lo único que han logrado de las administraciones municipales es que, hace más de cinco años, les construyeran un campo de fútbol, entregaran materiales para la introducción del servicio de agua potable y tres camionadas de balasto para la calle principal, pero el trabajo en esos proyectos lo hizo la misma comunidad.

La mayoría de las familias que residen ahí se dedican a trabajos varios como jornaleros, y algunos cultivan maíz.

Actualmente, solo funciona una directiva con miras a consolidarse en una Asociación de Desarrollo Comunal (Adesco), que quiere estar legalmente constituida para gestionar proyectos.

Incluso, hablan de aprovechar alguna ayuda que les pueda llegar de los candidatos a alcaldes de cara a las elecciones del próximo año.

Boris Argueta es uno de los ciudadanos más activos en la comunidad.

Dice que: "nunca hemos tenido una ayuda de los alcaldes, solo vean las calles en qué condiciones las tenemos, y esto a pesar que estamos en una zona aledaña al desarrollo, en la calle que conecta al baipás, algunos tramos de calle en los que se logra caminar es por esfuerzo de la misma población".

Henry Martínez, vicepresidente del grupo que pretende consolidarse como Adesco, asegura que en algunas calles internas de la lotificación, vecinos han comprado camiones con material selecto para arreglar la cuadra.

"No tenemos ni alumbrado público, algunas candelas que colocamos ha sido porque se han logrado conseguir con particulares", lamenta.

Rosa Gómez trabajó hace tres años en la introducción de las tuberías para el agua potable y dijo que: "recuerdo que la alcaldía nos dio los materiales para que pusiéramos la mano de obra, pensando en que la conexión del agua nos saldría a un precio cómodo, pero de nada sirvió porque el alcalde de ese entonces dejó que Anda se hiciera responsable del proyecto cuando finalizamos los trabajos".

Ezequiel Milla, alcalde de La Unión, confirmó que para el próximo año tiene planificado invertir un millón de dólares en mejoras de las vías de la comunidad Santa Rosa, algo que para los vecinos es lejano.

El argumento es que se acerca la campaña y los candidatos pueden prometer lo que sea, incluido el edil actual, que busca la reelección. Dicen que hasta no ver la inversión no pueden creer en promesas, y que de eso, ya se aburrieron.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación