Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comunidad exige proyecto de agua potable

b Piden a la comuna agilizar gestión que lleva 2 años

Compran el agua para consumo a un camión cisterna y esperan el servicio. Foto EDH / Milton JacoEsta comunidad se encuentra en un terreno estatal. La comuna expresa que por ello no les apoyan. Foto EDH / Milton Jaco

Compran el agua para consumo a un camión cisterna y esperan el servicio. Foto EDH / Milton JacoEsta comunidad se encuentra en un terreno estatal. La comuna expresa...

Compran el agua para consumo a un camión cisterna y esperan el servicio. Foto EDH / Milton JacoEsta comunidad se encuentra en un terreno estatal. La comuna expresa que por ello no les apoyan. Foto EDH / Milton Jaco

SANTA ANA. El sueño de poder tener agua potable en la intimidad de sus hogares está lejos para las 65 familias que residen en la comunidad Regalo de Dios.

Desde que se formó la comunidad, hace 10 años, siempre han tenido que comprar el líquido a los camiones cisterna que llegan al lugar.

Actualmente, pagan $0.80 por cada barril de agua para poder atender las necesidades básicas en sus hogares.

"Aquí nosotros tenemos que comprarle el agua al camión. Si éste no pasa y uno se queda sin nada de agua, nos toca comprársela a los vecinos de otras comunidades que nos las dan casi al doble de como la compramos en la cisterna", explicó Óscar Escobar, residente de la zona.

El hombre manifestó que a finales de 2009, la directiva de la comunidad, presentó una petición formal ante las autoridades municipales para que el proyecto de agua potable fuera realizado en su comunidad.

Sin embargo, la jefa de la unidad de proyectos de la alcaldía, Iris López, afirmó que dicha petición no tuvo trascendencia porque el terreno donde está ubicada la comunidad, aún no se encuentra legalizado.

"La alcaldía, no puede aprobar un proyecto sin tener la documentación legal del lugar donde vamos a romper para meter todas las tuberías. Si el proyecto no se ha llevado a cabo, es porque esta comunidad está instalada en un terreno que le pertenece al Estado y no a estas personas", indicó López.

Con energía eléctrica

Los habitantes dicen estar conscientes de la situación legal del terreno.

Sin embargo, argumentan que el año pasado, la misma municipalidad realizó un proyecto de electrificación que benefició a toda la comunidad, sin encontrar problema alguno.

"Si ya nos hicieron el favor de ponernos la luz, no veo cuál sea el problema para que nos pongan el agua. Las dos cosas tienen igual importancia para nosotros. Ellos hablan de unos permisos que hay que tener para poder iniciar el proyecto. Entonces que los consigan y que nos pongan el servicio de agua potable", declaró otra de las habitantes de la comunidad, Susana Palma.

Según la encargada de la unidad de proyectos, "el tema de la colocación de una tubería de agua potable es más delicado que la realización de un proyecto de electrificación. Por eso, estamos tratando de tramitar estos documentos lo más rápido posible para evitar cualquier tipo de problemas".

Dicho proyecto de energía eléctrica tuvo una inversión aproximada de 4,500 dólares.

Uno de los supervisores del departamento de desarrollo comunal, Alexander Guerrero, explicó que dicho proyecto contempló la colocación de postes del tendido eléctrico en el lugar, y la instalación de contadores de luz en cada una de las viviendas.

"Ese fue un proyecto completo. Se puso luz en toda la comunidad y se instalaron los contadores en todas las casas. Ahora, ellos (habitantes), pagan cada uno su recibo de energía eléctrica en CLESA", detalló el supervisor.

Las autoridades municipales, piden a los habitantes de la comunidad un poco de paciencia, mientras el tema de la legalidad de la propiedad se resuelve.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación