Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comercio e higiene en la playa

Incluyeron a las ventas informales.Salud capacitó a vendedores de comida

Restauranteros, empleados de comedores y vendedores ambulantes recibieron capacitación en inocuidad y manipulación de alimentos. Fotos EDH / Insy Mendoza

Restauranteros, empleados de comedores y vendedores ambulantes recibieron capacitación en inocuidad y manipulación de alimentos. Fotos EDH / Insy Mendoza

Restauranteros, empleados de comedores y vendedores ambulantes recibieron capacitación en inocuidad y manipulación de alimentos. Fotos EDH / Insy Mendoza

LA UNIÓN. Los propietarios y trabajadores de restaurantes y comedores, así como los vendedores informales de las diferentes playas de Conchagua fueron capacitados por personal del Ministerio de Salud en el tema de manipulación e inocuidad de alimentos.

Fueron 116 las personas capacitadas de ellos, 38 eran comerciantes, entre restauranteros y comedores desde playas Negras hasta Las Tunas.

Mientras que 78 son vendedores informales. Lo novedoso de la capacitación es que por primera vez Salud incluyó a los vendedores de minutas, papas fritas, cocteles de mariscos, alimentos y bebidas.

Antes, el Ministerio solo incluía a los restauranteros de la zona, según los mismos comerciantes.

El beneficio de ello es que la higiene con la que se prepararán los alimentos que ingieran los veraneantes está garantizada, según personal del Ministerio de Salud.

Los temas abordados durante las capacitaciones fueron lavado de manos, enfermedades transmitidas por alimentos, la presentación, maneras de manipulación de comida, además de la cadena de frío y calor que deben mantener los alimentos.

Para este año, la iniciativa e inclusión de los comerciantes informales fue del nuevo director de la unidad de Salud de Las Tunas, Érick Asturias.

A su llegada a dicha comunidad realizó un recorrido por toda la playa y verificó que había problemas por resolver, como la falta de depósitos para la basura y desechos esparcidos.

A ello se sumó que el mismo personal que labora en la clínica le expuso algunas deficiencias que habían en la comunidad.

En una reunión que sostuvo con miembros del Comité de Desarrollo Turístico de Las Tunas, le expusieron que hacía falta capacitación de algunos trabajadores en los locales donde se manipulan y venden alimentos.

Asturias manifestó que la zona tiene mucha demanda de turistas que llegan para la temporada de vacaciones y por ello la importancia del tema de la higiene en la manipulación de alimentos.

"Me reuní con los representantes de los vendedores de minutas, a todos se han incluido en las capacitaciones, antes solo era para el sector formal, sin tomar el cuenta al resto de vendedores", dijo.

Aclaró que todos los que recibieron las capacitaciones se sometieron a los exámenes de heces y orina, para determinar si tiene algún tipo de infección o parásitos que puedan poner en riesgo a las personas que consuman los alimentos que manipulan.

A los que salieron positivos se les dio el tratamiento médico correspondiente y luego se hará otro chequeo y al salir negativo, les entregarán la acreditación para vender.

Asturias dijo que a los vendedores de minutas se les entregaran una dotación de guantes para que sean utilizados al momento de manipular el hielo y preparar el raspado a sus compradores.

"A los informales se les ha dicho que para cubrirse el cabello deben usar unas redecillas, también gorro o gorras y su respectiva gabachas, la gente está muy entusiasmada, porque hemos incluido a todos los que tienen que ver con la preparación y venta de alimentos en las playas", dijo.

Julio Escobar, quien es el promotor del Ministerio de Salud asignado a esas comunidades, dijo que antes solo le daban atención en las capacitaciones al comercio formal y que "hoy con la llegada del nuevo director y la iniciativa que ha puesto en marcha, es de gran beneficio para todas las personas que se dedican al comercio de alimentos y así estarán más seguros los turistas que visiten estas playas".

Son 60 los vendedores de minutas que han logrado organizarse en una asociación y que entraron a la jornada de capacitación y acreditación.

Isaac Cañas es el representante y dijo que "andamos una botella con agua para lavarnos las manos antes de preparar y servir una minuta al cliente, nos darán guantes, todos andaremos cubierta la cabeza ya sea con gorras o redecillas".

Las autoridades de Salud aseguran que los comerciantes de alimentos están aptos para servir a los turistas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación