Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

No cobrarán los impuestos de los migueleños en recibos de energía

Edil asegura haber hecho consultas y no cree que medida sea conveniente.

Los migueleños podrán aprovechar las ordenanzas transitorias que los excluyen de multas. Foto EDH /Archivo

Los migueleños podrán aprovechar las ordenanzas transitorias que los excluyen de multas. Foto EDH /Archivo

Los migueleños podrán aprovechar las ordenanzas transitorias que los excluyen de multas. Foto EDH /Archivo

LA UNIÓN. A pesar de que la alcaldía migueleña ha duplicado el valor de las tasas municipales, el jefe edilicio Wilfredo Salgado ha concluido que no es conveniente cobrar por servicios como aseo de calles, alumbrado público y pavimentación de vías en el recibo de energía eléctrica de cada poblador.

Eso, asegura, laceraría la economía de muchas familias, sobre todo de quienes tienen una situación presupuestaria muy apretada.

"He tomado esa decisión porque la economía está yuca (difícil). Hay gente que, incluso, vive en grandes casas, pero están al borde de la ruina y si les cargamos los impuestos al recibo nos los vamos a acabar", argumentó el funcionario.

En la visión de Salgado, las tasas subieron para que quien las pueda pagar las pague y que quienes no pueden ir al día aprovechen ordenanzas transitorias que los exoneran de cargos por pagos extemporáneos, multas y de intereses, que la comuna hace entrar en vigencia al menos una vez al año.

Para Gabriel Amador, migueleño, la idea de cobrar los impuestos en el recibo de energía no es viable.

"Pago en promedio 25 dólares de energía cada mes y los impuestos me los han subido a una cantidad similar, entonces tendría que pagar 50 dólares para que no me corten la luz y eso afecta mi presupuesto", dice.

La decisión de Salgado fue tomada incluso en contra de una presunta consulta que hizo, a través de su programa de televisión semanal, para analizar la situación con sus seguidores.

Según el munícipe, parte de su público estuvo de acuerdo en que se les cobraran los servicios municipales a través del recibo de energía eléctrica, pero pese a ello, tras analizar la situación concienzudamente, prefirió no hacerlo.

En cambio, el 1 de abril entró en vigencia una ordenanza que durará dos meses y mediante la cual los morosos pueden pagar las tasas sin los recargos que ya están establecidos.

La comuna de San Miguel ha empezado a maniobrar para mejorar las finanzas luego de que las arcas municipales fluctuaran entre pequeños superávits y números rojos. Al menos esa es la tendencia de los últimos dos años.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación