Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Chaparrastique amenaza 40 familias que se niegan a salir

Según las autoridades, más de 250 familias ya salieron de la zona; pero aún hay un grupo menor que se ha quedado

El Chaparrastique amenaza 40 familias que se niegan a salir

El Chaparrastique amenaza 40 familias que se niegan a salir

El Chaparrastique amenaza 40 familias que se niegan a salir

SAN MIGUEL. Al menos 40 familias, de las 280 que según Protección Civil residen en zonas de riesgo por deslaves del volcán Chaparrastique, se niegan a dejar sus casas y a ampararse al programa de ayuda que el Gobierno brinda, otorgándoles 150 dólares mensuales durante un semestre para alquiler de vivienda.

Irónicamente, esas familias serían las primeras en ser afectadas en caso que el coloso haga erupción o que se registren deslaves a causa de las lluvias, según lo confirmó el gobernador migueleño, Sergio Benavides.

El funcionario explicó que de las familias que aún no salen, en unos casos es porque no han complementado su documentación para ampararse al programa; y otros, porque sencillamente no quieren dejar sus viviendas.

El riesgo que recae sobre quienes no quieren salir de las zonas cercanas a las quebradas o desagües naturales del coloso, lo termina de reiterar los mapas de riesgo que las autoridades manejan.

Estos indican que los flujos de lava, en caso eruptivo; o deslizamientos por lluvias, llegarían a un gran número de zonas de diferentes comunidades en riesgo y será en grandes cantidades.

Entre estas comunidades se encuentran caserío El Carreto, cantón El Volcán, en San Miguel; así como caserío La Piedrita, Lotificación Hércules y caserío La Cruz, de cantón El Conacastal, en Chinameca.

Se suma el cantón Las Moritas, municipio de San Jorge.

Verificación

Ayer por la tarde, las autoridades verificaron las lagunas artificiales que sirven para retener el material volcánico que baja del cono tras cada tormenta.

El gobernado migueleño fue parte del grupo de verificación y aseguró que el primer reservorio, o laguna artificial, está totalmente lleno tras la tormenta del martes por la tarde.

Dijo que a Protección Civil le preocupa que esa tormenta dejó solo 21 milímetros de agua y con eso bastó para generar deslizamientos y llenar el reservorio con capacidad de tres mil metros cúbicos.

Agregó que con una tormenta de cuatro horas los deslizamientos en la zona son inminentes, y por ello la necesidad de evacuar a las familias que residen cerca de donde bajan los flujos.

Para hoy tienen previsto enviar maquinaria para limpiar el reservorio que está lleno de material, además de reforzar el dique número dos a fin de que tenga más capacidad de absorción.

Las autoridades buscan que con la limpieza de los diques estos siempre tenga espacio para retener los escombros que bajen del volcán.

La idea es evitar que llegue a las comunidades o vías de acceso al coloso.

Según estudios realizados por el Ministerio de Obras Públicas (MOP) en coordinación con la Agencia de Cooperación del Japón (JICA), son 280 familias las que viven en zonas de peligro.

Precisamente son esas las que recibieron apoyo del gobierno y de las que aún hay 40 que no han salido.

Mientras que 200 más podrían ser afectadas por una eventual erupción, lo que implica que son 400 o más familias en riesgo.

De ese total hay cerca de 250 que ya dejaron la zona, luego que el lunes anterior las autoridades ordenaron la evacuación de esas familias por 72 horas.

La decisión se tomó porque el coloso aumentó drásticamente su sismicidad y peligro de erupción.

La mayoría de las personas que evacuaron por cuenta propia son miembros de grupos familiares que se apegaron al programa del Gobierno para alquilar vivienda en otra zona del departamento mientras pasa el invierno.

A esas familias se sumó una cantidad no determinada que decidió evacuar por temor, el lunes anterior.

Además, en el albergue que se montó en el instituto Nacional de Los Deportes, en la cabecera migueleña el día de la evacuación, las autoridades lograron convencer únicamente a 20 familias, lo que hizo una cantidad de 75 personas.

De ellas, 56 esperaban ayer a que Protección Civil las lleve de nuevo a sus casas al cumplirse el plazo de 72 horas que finaliza hoy.

Pese a que la cifra de evacuados no era la esperada por las autoridades, en el caso de quienes ellos trasladarían a los albergues, están optimistas porque el número de familias que salió por cuenta propia y está fuera de las faldas del coloso ronda los 250.

Muchos de esos grupos se han instalado con amigos o familiares en otras zonas o, en su defecto, alquilaron viviendas para los próximos semestre, según autoridades.

De hecho, las evacuaciones voluntarias continuaban ayer por la tarde. En la zona de El Carreto, una familia, cuya vivienda se ubica a un costado de la quebrada natural de desagüe del volcán, salió a buscar refugio a otra zona.

El destino era cantón El Obrajuelo, a donde otro grupo familiar lo esperaba, según le externaron a las autoridades de Protección Civil que verificaron la tarde de ayer la zona del coloso.

Igual situación es la de don José Girón, quien dejó su casa en el mismo caserío para salvaguardar su vida. Llegó únicamente a alimentar a sus mascotas.

Celina Katán , directora del observatorio ambiental del MARN dijo que "la actividad del volcán continúa muy fuerte. Se mantiene la probabilidad de una erupción, después del 19 por la mañana que alcanzamos los máximos valores de vibración sísmica de 656 unidades RSAM, esta tendió a la baja estabilizándose en alrededor de 500 unidades, estos valores son todavía considerados muy altos", explicó la experta.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación