Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cerraron comuna limeña por retraso en el pago de salarios

El cierre se levantó minutos después que edil se comprometiera a resolver

Los servicios en la comuna no se vieron interrumpidos por el cierre, explicaron los involucrados. foto edh /lucinda quintanilla

Los servicios en la comuna no se vieron interrumpidos por el cierre, explicaron los involucrados. foto edh /lucinda quintanilla

Los servicios en la comuna no se vieron interrumpidos por el cierre, explicaron los involucrados. foto edh /lucinda quintanilla

LA UNIÓN. Los problemas financieros que tiene la alcaldía de Santa Rosa de Lima son un dolor de cabeza para la administración edilicia, que ayer enfrentó un cierre de instalaciones que hicieron empleados municipales que reclamaban el pago de salarios atrasados y que, en algunos casos, suman tres meses.

El cierre se mantuvo por 20 minutos y lo realizaron elementos del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) y empleados administrativos que reclamaban porque la alcaldía no cancela sus sueldos.

"Hay empleados que no les pagan desde hace más de tres meses y siempre hay retrasos, uno trabaja porque tiene necesidad, tiene obligaciones que cumplir", dijo Simeón García, barrendero que hasta ayer esperaba que le cancelaran el salario de agosto.

Jorge Rosales, alcalde de la localidad, no negó el problema que enfrentan mensualmente para cancelar los sueldos de los 267 empleados en la municipalidad.

"No vamos a negar que hay salarios retrasados de empleados y que tenemos problemas financieros que no podemos superar, eso no lo vamos a negar", señaló Rosales.

Explicó que la alcaldía tiene un gasto fijo que incluye el salario de los empleados, que ronda 213 mil dólares, pero la recaudación de impuestos desde hace ocho meses sólo les genera 144 mil dólares.

Es decir que tienen un déficit de 69 mil dólares para cubrir las necesidades básicas de la comuna y por ello optan por no cancelar los sueldos de los trabajadores que más salario devengan y con ello poder cumplir con los gastos de servicios básicos.

"El 60 por ciento de los empleados está distribuido entre agentes del CAM, barrenderos, recolectores de basura y cobradores de impuestos, gente con los sueldos más bajos y con labores indispensables, estos son la prioridad de pagar mensualmente", indicó Rosales.

Eso a pesar que fueron los mismos agentes, que ayer reclamaban el pago del salario retrasado de un mes, los que cerraron las instalaciones por varios minutos.

La comuna limeña necesita mensualmente 120 mil dólares para el pago de salarios de todos sus empleados y deben tomar un 25 por ciento del Fondo para el Desarrollo Económico y Social de las Municipalidades de El Salvador (Fodes), para cubrir los salarios más bajos.

Aún así necesitan 27 mil dólares para cubrir por completo la planilla. "La alcaldía tiene 267 empleados y sólo necesita 150, pero no los podemos despedir porque nos los reinstalan otra vez, pero ya sacamos un préstamo y para el cinco de octubre se les pagará a todos", anunció Rosales.

La comuna prestó a la banca privada 195 dólares, que son los que debe a los empleados por varios meses sin sueldos.

Esperan que para octubre noviembre y diciembre la recaudación de impuestos suba para ponerse al día con los sueldos de los trabajadores.

Explicó que la recaudación original era de 270 mil dólares, pero desde enero de este año bajó a los 144 mil, algo que según Rosales es un comportamiento típico en años preelectorales.

Los empleados a los que les deben entre uno, tres y cinco meses de sueldo son en promedio 50, indicaron las autoridades edilicias.

Rosales sostuvo que una vez cancelada la deuda a los empleados buscarán recaudar 25 mil dólares más que ahora con las tasas e impuestos.

Agregó que tendrán que dejar de dar mantenimiento rutinario a las calles limeñas para ahorrar al menos 15 mil dólares mensuales en gasto de combustible.

Al final, según los ciudadanos, además de afectar la economía de los trabajadores, afectarán a la población.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación