Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Centro supérate fundación raíces gradúa a 33 jóvenes

Es la primera graduación después de tres años de operación del Centro en Soyapango

Superate
Superate

El Centro Supérate Fundación Raíces realizó ayer su primera graduación de 33 jóvenes en inglés, computación y valores en el municipio de Soyapango.

Los jóvenes egresados del Centro provienen de Cuscatancingo, Ciudad Delgado, Ilopango, Apopa, Mejicanos y Soyapango.
Ellos fueron escogidos para por el programa Supérate gracias a su alto rendimiento académico en los centros escolares públicos donde estudiaron y por su potencial de superación personal.

El representante de la Fundación Raíces, el expresidente Alfredo Cristiani, exaltó el trabajo hecho por los jóvenes que se graduaron.

El exmandatario explicó que para dar su discurso en la graduación estaba usando el podio que utilizó cuando asumió como Presidente de la República en 1989, “Fue muy importante fecha y quiero decirles que para la familia Cristiani esta es una fecha igualmente importante”, dijo.

Cristiani indicó que los jóvenes llegaron al programa sin saber adonde venían, pero dijo que hoy se van sabiendo adonde pueden llegar.
“Ayer me terminé de convencer que el eslogan de Supérate, “Transformando vidas vía educación”, no es una frase vana con fines mercadológicos, es realmente lo que hemos visto en ustedes”, añadió.

Cristiani les aconsejó que crean en sí mismos, que encuentren cual es su pasión en la vida , que tomen control de sus vidas y que sigan a sus corazones.

“No sacrifiquen mil mañanas por unos pocos ahora y nunca se conformen con una vida de pequeñeces”.

Orientación vocacional

La embajadora de Estados Unidos acreditada en el país, Mari Carmen Aponte, dijo a los jóvenes graduados que son la muestra de que El Salvador podrá superar sus problemas.

La misión diplomática es una aliada del Programa Supérate, gestionando oportunidades para fortalecerlo.

“No ha sido nada fácil llegar a este punto. Participar en Supérate requiere muchas horas extras de estudio y han sido tres años de sacrificio”, indicó Aponte.

La embajadora llamó a los graduados a ser multiplicadores de las herramientas adquiridas en el centro  de sus comunidades.

Rubén Santamaría y Ana Yanci Argueta Loucel, dos de los graduados, agradecieron la ayuda dada por la Fundación Raíces y el Centro Supérate Raíces.

“Decidimos emprender este gran camino con fe y ganas de superación, por lo que nos denominaron la Promoción de la Fe”, dijo Ana Yanci.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación