Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Centenares asisten al Hogar Padre Vito Guarato

En el lugar se realizó una solemne misa de acción de gracias

Monseñor Luis Escobar Alas, (izquierda), el Nuncio Apostólico, monseñor León Kalenga, y el sacerdote Napoleón Magaña presidieron la misa. Fotos EDH / MARVIN RECINOS

Monseñor Luis Escobar Alas, (izquierda), el Nuncio Apostólico, monseñor León Kalenga, y el sacerdote Napoleón Magaña presidieron la misa. Fotos EDH / MARVIN RECINOS

Monseñor Luis Escobar Alas, (izquierda), el Nuncio Apostólico, monseñor León Kalenga, y el sacerdote Napoleón Magaña presidieron la misa. Fotos EDH / MARVIN RECINOS

Ayer se vivió un fiesta católica en el Hogar Padre Vito Guarato. La misa de acción de gracias reunió a cientos de feligreses, autoridades de la Iglesia, miembros de la Asociación del Hogar, donantes, amigos y los protagonistas de las obra de amor: los niños y jóvenes internos.

Las 11 de la mañana los asistentes elevaron juntos diversas plegarias al Creador por la ratificación jurídica del histórico vínculo entre la Iglesia Católica y la Asociación Padre Vito Guarato y la apertura al público en general del Santuario de Cristo Sufriente, en el Hogar.

El Nuncio Apostólico, monseñor León Kalenga, junto al Arzobispo Metropolitano de San Salvador, monseñor Luis Escobar Alas, y el sacerdote Napoleón Magaña presidieron el solemne acto.

Los 124 niños y jóvenes internos esperaron en fila a los visitantes. Unos sonreían y ondeaban sus banderitas. "Bienvenidos", repetían y los asistentes los abrazaban, luego buscaban un lugar para escuchar la misa.

Monseñor Kalenga y Monseñor Escobar Alas también saludaron a los feligreses.

El Santuario tiene capacidad para 100 personas, pero no dio abasto para tantos invitados y colocaron pantallas y sillas en las afueras de éste.

El ambiente festivo se reflejó desde la entrada, la cual estaba adornada con vejigas.

Los niños y jóvenes no se perdieron la misa y estuvieron en primera fila.

"Hoy es el comienzo de la primavera", con esa frase inició la misa monseñor Kalenga e hizo alusión que un "nuevo futuro" les espera".

"Es el momento de olvidar el pasado y empezar a construir algo mejor, algo que con la ayuda de Cristo sea de acuerdo a su voluntad. Hoy es un día de fiesta, porque es el día del Señor", recalcó el Nuncio Apostólico.

Así le dio la bienvenida a todos los que abarrotaron el Santuario. En su mayoría eran familias las que acompañaron la celebración.

Monseñor Escobar Alas fue el encargado de la homilía, en la cual se enfocó en la corrección fraterna del prójimo.

El sacerdote no dejó de agradecer a los que hacían posible la obra de amor del hogar y de realzar la importancia de los niños y jóvenes.

"Los niños son los que nos inspiran, son los que nos comprometen a seguir adelante. Por ellos estamos trabajando y seguiremos trabajando", aseguró Monseñor.

Doble festejo

La solemne misa fue para agradecer a Dios por dos "grandes motivos".

El primero fue la ratificación "por unanimidad" de la relación de la Asociación con la Iglesia Católica.

Ante eso, el director ejecutivo de la Asociación Padre Vito Guarato, Ernesto Cuestas, informó que han "estrechado más los lazos con la Iglesia católica, los cuales nunca se rompieron, solo fue un mal entendido, pero ya quedó atrás".

En el hogar laboran 130 empleados, de los cuales hay enfermeras, doctores, niñeras y demás para brindarle una atención "de primera" a los internos. "Nuestro objetivo es velar por los niños y jóvenes que tanto amamos", aseveró el director.

A la fecha el sacerdote Napoleón Magaña los apoya en la parte espiritual, pero aún no definen que religiosas las que también acompañarán la obra.

El segundo motivo es la apertura al público del Santuario del Cristo Sufriente. "Todos serán bienvenidos a esta su casa", dijo Cuestas.

Los fieles pueden asistir a las misas de lunes a viernes, a las 3:00 p.m. Los domingos, el horario es a las 11:00 a.m.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación