Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cementerio de Atiquiza ya tiene poco espacio

Es utilizado hace 64 años, según el administrador

Personas dicen que son pocos los espacios disponibles en el cementerio. Foto EDH/ CRISTIAN DÍAZ

Personas dicen que son pocos los espacios disponibles en el cementerio. Foto EDH/ CRISTIAN DÍAZ

Personas dicen que son pocos los espacios disponibles en el cementerio. Foto EDH/ CRISTIAN DÍAZ

AHUACHAPÁN. Muchos atiquizayenses aseguran que el cementerio municipal ya cumplió su vida útil, por lo que piden a la alcaldía que busque nuevas alternativas para sepultar a sus seres queridos.

Sin embargo, la alcaldesa Ana Luisa Rodríguez de González, desmiente a los pobladores al señalar que en el camposanto aún hay espacios disponibles.

Eso a pesar de que caminar en el interior del lugar resulta difícil porque sólo hay una calle de ingreso y que divide al cementerio en dos.

Para caminar por el resto del lugar debe de hacerse serpenteando cada sepultura, pues no cuenta con veredas establecidas.

Don Luis Alfonso Barrera trabaja como albañil en ese panteón. Aseguró que desde que comenzó a funcionar, no se estableció un orden para dejar calles o veredas internas.

A lo que se suma que hay nichos que están vendidos a perpetuidad y que ni siquiera reciben mantenimiento. Muchos de ellos están soterrados.

"El panteón ya está saturado, ya se requiere de otro espacio. " reconoció el albañil.

Usuarios como José Carlos González son de la idea de que la municipalidad debe de adquirir terrenos aledaños para ampliar el camposanto.

"Ya se requiere otro cementerio en Atiquizaya porque este ya no da abasto, ya va quedando poco espacio", expresó el atiquizayense.

En esa ciudad hay dos cementerios, uno de ellos es privado.

La alcaldesa expresó que el municipal aún tiene varios años más de vida útil porque están usando aquellos espacios donde las personas únicamente pagan por siete años y luego ya no refrendan.

Cuando eso sucede, realizan exhumaciones.

El administrador del camposanto, Jorge Santillana, dijo que el cementerio funciona en un área de 25,128 metros cuadrados y que, incluso, adicionalmente tienen un bosque en una zona de 3,774 metros cuadrados.

Pero pese al espacio disponible, la alcaldesa aseguró que ya están buscando otros terrenos para cuando deban de construir un nuevo camposanto.

Algunas opciones están afuera de la ciudad, pues el actual funciona en una zona populosa, entre las colonias Guadalupe y Sonia América.

"Nuestro cementerio tiene lugar", dijo la funcionaria.

Éste comenzó a funcionar en 1950, luego que el antiguo concluyera su vida útil porque se dejó de utilizar tras una epidemia de fiebre amarilla que experimentó el municipio.

Pero a la falta de espacio también enfrentan otro problema, reconoció la funcionaria.

De González manifestó que desde hace dos años comenzaron a experimentar hurtos en su interior.

"Los ladrones llegaban y se llevaban todo lo que era de metal, incluso, en algunos casos se comenzaron a ver saqueos de cruces; todo el hierro lo sacaban", continuó.

Aunque en el lugar hay un miembro del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) dando seguridad a las instalaciones, muchas veces los delincuentes esperaban que este se dirigiera a otras zonas para cometer los hurtos.

La alcaldesa indicó que la situación los obligó a construir un muro de ochenta metros de longitud y tres de altura. Invirtieron $8,000.

La infraestructura está frente a la colonia Guadalupe, que era la única zona sin protección y por donde las personas aprovechaban para introducirse. Desde diciembre 2013, cuando construyeron el muro, ya no reportan hurtos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación