Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Católicos piden al Patrono por la paz en El Salvador

José Luis Escobar Alas, Arzobispo de San Salvador, instó a todos trabajar por la paz

Transfiguración

Centenares de católicos previo a la transfiguración del Divino Salvador del Mundo. | Foto por Marvin Romero

Centenares de católicos previo a la transfiguración del Divino Salvador del Mundo.

Ni el calor sofocante, ni el fuerte sol de la tarde, fueron obstáculo para que miles de católicos, presenciaran con mucho fervor religioso la tradicional bajada del Divino Salvador del Mundo.

El cortejo religioso de la tradicional “Bajada” salió como es costumbre desde la Basílica del Sagrado Corazón, ubicada sobre la calle Arce.

Acompañados por decenas de fieles, y por miembros de unas 20 hermandades provenientes de todo el país, inició el recorrido de la procesión, la  cual se desplazó desde la calle Rubén Darío, hasta el atrio de Catedral Metropolitana.

En todo el trayecto, y en medio de las ventas callejeras, decenas de fieles entonaban cánticos al paso de la imagen del Patrono, el cual era cargado por grupos de 60 personas. La solemne procesión recorrió 14 cuadras del Centro Histórico de San Salvador.

El sonido de los tradicionales cohetes de vara, anunciaban el paso del cortejo, el cual tenía como destino final la Catedral.

Ahí, desde las primeras horas del mediodía, se habían congregado los católicos para observar el acto más importante de las festividades religiosas.

Desde hace más de una semana, iniciaron los preparativos para tener lista la estructura y el anda en la que se transportó la imagen del “Colocho”, como es conocida popularmente la imagen del Santo Patrono.

La transfiguración
Telésforo Marroquín, es un migueleño de 65 años, que viaja todos los años a presenciar la tradicional “Bajada”, ubicado bajo la sombra de un frondoso árbol en la Plaza Cívica, esperaba con ansias la llegada de la procesión.

“Desde las 10 de la mañana estoy en este lugar, me vine temprano para escoger un espacio en el que haya sombra y en el que pueda ver de cerca a mi patrono”, dijo el devoto.

A las 5 de la tarde la plaza y las calles adyacentes estaban abarrotadas de católicos, entre los que sobresalían personas de la tercera edad, adultos, y jóvenes. Además en todo el perímetro se instaló un fuerte dispositivo de seguridad por parte de elementos de la Policía Nacional Civil y de la Fuerza Armada.

Los paraguas y las sombrillas, en los que predominaba el color blanco, no podían faltar en esta actividad, muchos los llevaban para cubrirse del sol y por si acaso se presentaba alguna tormenta, a la hora de la transfiguración.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, quien estuvo acompañado de otros sacerdotes, envió un mensaje de reconciliación al pueblo salvadoreño, además se mostró satisfecho con la presencia de los fieles católicos en el acto de Transfiguración de ayer.

“La paz se construye todos los días y debe estar encima de intereses personales, todos debemos tener fe que Cristo es la solución”, fue la petición del Arzobispo José Luis Escobar Alas, durante los actos religiosos en honor del Divino Salvador del Mundo, Patrono de la República.

La mayor parte de los asistentes, no se perdía ninguna oportunidad para cantar a una sola voz “Bendito seas, Salvador Divino”.

Los rostros de los presentes irradiaron júbilo, emoción y alegría, al observar el instante cuando la imagen emergió de la tradicional figura que evoca la forma de un mundo, cuyos costados estaban decorados con imágenes del Papa Francisco y de monseñor Romero, mientras de fondo se escuchaba un coro de cánticos, y los fuegos artificiales  iluminaban el cielo.

Esta ceremonia religiosa, que representa la Transfiguración de Jesucristo en el monte Tabor, es uno de los puntos culminantes de las tradicionales fiestas que se celebran en honor del Divino Salvador del Mundo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación