Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Catastro del CNR provoca disputa legal por terreno

El inmueble en disputa tiene dos fichas catastrales, una de ellas a favor del Estado

La comunidad El Sálamo usa, desde hace más de tres décadas, ese terreno para hacer deporte. La propiedad tiene dos fichas catastrales. Foto edh / Insy Mendoza

La comunidad El Sálamo usa, desde hace más de tres décadas, ese terreno para hacer deporte. La propiedad tiene dos fichas catastrales. Foto edh / Insy Mendoza

La comunidad El Sálamo usa, desde hace más de tres décadas, ese terreno para hacer deporte. La propiedad tiene dos fichas catastrales. Foto edh / Insy Mendoza

LA UNIÓN. Documentos de un mismo inmueble emitidos por la Unidad de Catastro del Centro Nacional de Registros (CNR) a nombre de propietarios diferentes, y la condena por usurpación del alcalde de San Alejo, Inmar Barrera, son los elementos que sazonan el litigio por un terreno ubicado en caserío El Sálamo, en cantón Cercos de Piedra, en San Alejo.

El 15 de mayo, el edil Barrera y cuatro personas más, fueron condenadas en el Juzgado de Sentencia de La Unión por usurpar un terreno, presuntamente privado, pero que, según los registros de la comuna y el CNR, es propiedad del Estado, pues forma parte del bosque salado.

Lo curioso es que así como la comuna tiene documentos emitidos por la Unidad de Catastro del CNR, que confirman que el terreno en discusión es del Estado, el demandante del edil también posee un documento de esa misma oficina que certifica que él es el propietario de un 80 por ciento del terreno en litigio.

El Diario de Hoy cuenta con la documentación del caso, entre ella ambas fichas catastrales, así como los planos anteriores y el reciente. Ambos documentos están certificados por el CNR.

Ademas, la semana pasada, expertos del Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn) realizaron una inspección de campo en la cancha de fútbol para determinar si ese inmueble es parte del bosque salado y propiedad del Estado.

El biólogo del Marn Walter Rojas detalló que el ministerio tiene la certificación catastral en la que el CNR aclara y asegura que el inmueble es propiedad del Estado en el ramo de Obras Públicas por ser parte del bosque salado.

Por ello se hizo la visita de campo para verificar los terrenos y, según el biólogo, "todo indica que esos terrenos son parte de la zona del manglar, que fueron aterrados para establecer la cancha, pero los indicadores ambientales siguen estando, siempre ingresa la marea, hay algunas especies de plantas que son típicas del bosque salado, el tipo de suelo y los hoyos de los cangrejos que hay dentro de la cancha".

Por ser un área protegida del Estado, y de acuerdo a la ley, se elabora un informe dirigido a la viceministra, Lina Polh. Lleva una nota que va directamente a la Fiscalía General de la República, para que intervengan en el caso de forma urgente.

"Ellos tendrán que retomar esa resolución que dio el Juzgado basados en qué dieron la resolución los jueces y comenzar el proceso de anulación de la escritura, porque no puede haber, a nuestro parecer, dos informes. En uno que diga que es propiedad del Estado y otro en el que se retracte el CNR", agregó Rojas.

El biólogo afirmó que en el informe, el Marn "no solo confirmamos, sino reafirmamos con base a la ficha catastral que tiene el Estado, y en los indicadores biológicos, que sigue siendo bosque salado y propiedad del Estado aunque haya sido alterado".

Dos registros

Las palabras del biólogo son contundentes y coinciden con los documentos, de los que tiene copia EDH, en los que consta que la ficha catastral en la que se registra que el terreno es del Estado es la número 142011000472 extendida por la oficina de Mantenimiento Catastral de La Unión, del Centro Nacional de Registro (CNR).

Fue extendida el 9 de marzo de 2011 y se detalla "Mapa 66315000, número de parcela 0038/00. Datos del propietario y/o poseedor Estado de El Salvador en el ramo de Obras Públicas. Poseedor: Asociación Comunal caserío El Sálamo, cantón Cercos de Piedra, San Alejo".

Contrario a ello, otro Informe Catastral emitido el 01 de agosto de 2012 establece que el 6 de julio del mismo año el CNR realizó una inspección de campo en el inmueble en discusión.

En este consta que "en la investigación realizada en esta oficina, el inmueble objeto de inspección se encuentra controlado, según base de datos de Catastro en la parcela 406/00 a nombre de Jesús Odil Rodríguez, con matrícula 95029693, mapa 66315000, ubicado en municipio de San Alejo".

Asegura el informe que "la cancha de fútbol se encuentra dentro del terreno del señor Jesús Odil Rodríguez, según nuestra base de datos del catastro y según plano aprobado por esta delegación, se encuentra dentro de ella en un porcentaje de un 80 por ciento", dice el documento.

El Diario de Hoy indagó que la escritura de remedición está presentada, pero no inscrita debido a algunas observaciones que tiene.

No coinciden

En 2011, y con el respaldo del documento extendido por Catastro del CNR, en el que se establece que dicho inmueble es propiedad del Estado de El Salvador a nombre de Obras Públicas, el edil Barrera decide apoyar a la comunidad en las mejoras del terreno en disputa.

Requería de nivelación, pues el sitio era usado desde hace más de 30 años como cancha de fútbol y espacio de esparcimiento para la comunidad. Eso le valió al edil una condena de un año de cárcel, que fue sustituida por otras medidas (ver nota aparte).

El informe catastral es firmado por David Israel Reyes Alfaro, jefe Interino del CNR en La Unión, y el técnico Adrián Antonio Viera Granados, perito.

En los documentos en poder de EDH, el número de parcela que tiene en la ficha Catastral, así como datos del inmueble no son coincidentes, aunque se trata del mismo terreno.

Por ejemplo, en el informe emitido a favor del Estado, la parcela es la número 0038/00; mientras que en el informe Catastral a favor del particular el número de parcela al que hacen referencia es la 406/00. En ambos casos se hace referencia a la cancha en discusión.

Reyes manifestó, al ser consultado por qué la doble ficha, que en la primera que se emitió se le puso el nombre del gobierno de El Salvador porque el inmueble que se estaba pretendiendo titular estaba dentro de los límites de los manglares.

"En ese año nosotros no teníamos el dato registral de la parcela de la par, y esa parcela sufrió una actualización posterior a que el dueño presentó una remedición, entonces, con esa, nosotros logramos actualizar nuestra base y por eso en la siguiente ficha que se pide ya se hace la aclaración que ya cuando montamos nuestra base hay un 80 por ciento que es propiedad de persona", dijo Reyes.

En la primera resolución catastral, por no contar con un dato registral, se limitaron a hacer referencia por el hecho que el inmueble estuviera abarcando una porción del manglar.

"Como no teníamos el antecedente, lo que hicimos fue emitirlo con esa resolución, que estaba dentro de los límites del manglar", agregó Reyes.

Hay molestia

Sobre la doble ficha José Hernández, dirigente comunal, asegura que "no es posible que pueden haber dos fichas del catastro, nosotros tenemos una que sacamos cuando empezó el problema y estamos más que seguros que esto (la parte de la cancha) le pertenece al bosque salado".

Dijo que es lamentable que toda la juventud, los niños y las mujeres que hacen uso de la cancha se queden sin el espacio para jugar. "En el 2011 ese señor quiso quitarnos el terreno, nosotros sacamos la ficha para comprobar que eso pertenece al Estado, y es más, está dentro de la zona protegida y por eso no puede tener una escritura y ninguna casa porque pertenece al Estado".

Otro lugareño, Herbert Salmerón, asegura que "los que tenemos más de 30 años de vivir acá sabemos que esto le pertenece al Estado y este es un ojo de agua, es parte de los bosques salados; buscaremos la forma de cómo comprobar que ese señor está reclamando lo que le pertenece al Estado", dijo.

José Antonio Reyes, de 81 años, dice que la mayoría de su tiempo se dedicó a la pesca artesanal.

"Aquí siempre han entrado los marellones , una parte del estero fue cubierto por las inundaciones y corrientes que traen las quebradas, después de los límites del bosque salado, eso ya no pertenece al Estado, pero la cancha sí es un área que nadie tiene escritura porque es del gobierno".

Agregó que "mis nietos y mis hijos aquí juegan, todas las tardes vienen los jóvenes de los equipos a jugar, también las mujeres".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación