Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cardenal Ortega pide paz y reconciliación en el país

Llamó a los salvadoreños a caminar de la mano con Cristo para alcanzar el bien común

El purpurado cubano presidió la misa de clausura del V Congreso Eucarístico, ayer en El Cafetalón, junto al cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, de Honduras (centro). foto edh / mauricio caceres

El purpurado cubano presidió la misa de clausura del V Congreso Eucarístico, ayer en El Cafetalón, junto al cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, de Honduras (centro). foto edh /...

El purpurado cubano presidió la misa de clausura del V Congreso Eucarístico, ayer en El Cafetalón, junto al cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, de Honduras (centro). foto edh / mauricio caceres

Entre alabanzas, júbilo y un ambiente de oración, el cardenal de La Habana (Cuba), Jaime Ortega y Alamino, pidió a los salvadoreños buscar la reconciliación y rechazar totalmente la violencia.

"Que esta celebración en este Congreso Eucarístico que conmemora los 100 años de la Arquidiócesis de San Salvador, que la Eucaristía celebrada cada día en las iglesias y capillas de esta nación traiga a este querido país un gran deseo de reconciliación, rechazo total de la violencia y paz en los corazones y en la sociedad".

El enviado especial del Papa Francisco, que presidió la misa de clausura del V Congreso Eucarístico Nacional, exhortó a los feligreses a "caminar de la mano con Cristo".

"Caminando siempre con Cristo es posible alcanzar el bien para todos los salvadoreños", enfatizó.

En este sentido, pidió la intercesión de la Virgen María, como Patrona de El Salvador, para que "la paz y la esperanza florezcan en el corazón de los salvadoreños".

El Congreso celebró los 100 años de haber sido erigidas la Arquidiócesis de San Salvador y las diócesis de Santa Ana y San Miguel.

"No podía escogerse un modo mejor para conmemorar este acontecimiento que la Santa Eucaristía... que tengo el gusto y el honor de culminar, enviado por nuestro querido Santo Padre Francisco", dijo.

Cerca de 50 mil católicos escucharon con atención el mensaje bajo un fuerte sol.

El cardenal Ortega animó a los cristianos salvadoreños ver el Reino de Dios como una piedra preciosa, dejando a un lado aquellas cosas sin valor, como el dinero, el éxito y la posesión de bienes materiales.

Aseguró que dentro de la Iglesia Católica hay muchos que aspiran a ascensos y a privilegios sin comprender el verdadero llamado que hace Dios: el de servir. "Esto es muy frecuente en las estructuras políticas y sociales de nuestro mundo, pero no puede ser así entre nosotros", dijo.

Al recordar la Última Cena del Señor, hizo hincapié en aquel gesto de humildad y de amor que tuvo al lavar los pies de los discípulos.

El cardenal Ortega pidió a los salvadoreños que siguieran ese mismo ejemplo de "amor cristiano" que dejó Jesús.

Más de 400 sacerdotes salvadoreños participaron en la misa de clausura, que también fue concelebrada por obispos centroamericanos.

El cardenal Ortega alentó a los asistentes a ser parte del banquete de Cristo (Eucaristía) y los exhortó a dejar a un lado el orgullo, la soberbia, la ambición, la violencia y las injusticias.

"Este banquete es para ustedes, queridos salvadoreños, porque es para todos los hombres y mujeres del mundo, y para todos los pueblos", dijo a los feligreses de diferentes puntos del país que llegaron a la celebración.

Momento de paz

Para el cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien participó en el V Congreso Eucarístico, este encuentro fue propicio para que los salvadoreños revitalicen la fe.

El cardenal Rodríguez Maradiaga expresó su deseo de que en el país siga creciendo el amor hacia el Creador, y que el espíritu de paz vaya sembrando el amor en sus corazones, dejando a un lado la confrontación y que la unidad reine en la sociedad salvadoreña.

Desde las ocho de la mañana, el predio de El Cafetalón en Santa Tecla se llenó de católicos jubilosos de todas las edades. Parroquias y comunidades de todo el país se hicieron presente.

"Las parroquias han paralizado sus actividades y nos hemos concentrado hoy para dar este testimonio en torno de Jesús Eucaristía", dijo el padre Edwin Baños, asesor espiritual de Lumen El Salvador.

Según el sacerdote, el Congreso fue una fiesta de la comunidad y de los fieles católicos que celebraron a lo grande.

Aseguró que muchos católicos tuvieron la oportunidad de reencontrarse con el Creador. "Estos encuentros son de fe, al vernos reunidos aquí, yo solo pienso qué hay en el corazón de cada uno, es un encuentro con Dios Y si en nuestro corazón está Dios la violencia quedan en un segundo plano", exclamó.

El acto de clausura del V Congreso Eucarístico Nacional dio inicio con el Santo Rosario, en donde jóvenes, niños y adultos rezaron con devoción.

Durante la actividad, cerca de 19 sacerdotes confesaron a los católicos que buscaban estar en paz y en gracia de Dios.

El ministerio de alabanza Alto Mando es el Señor puso a bailar a todos los católicos, que mostraron su regocijo en la celebración.

La procesión con el Santísimo Sacramento dio por concluida la actividad. La feligresía se llenó de fe y esperanza.

El V Congreso tuvo como lema "Caminando siempre con Cristo", y puso en evidencia que Cristo ha estado siempre con la comunidad cristiana católica a lo largo de la historia.

En la actividad también participó el nuncio apostólico en el país, monseñor León Kalenga; el arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar, y el obispo auxiliar monseñor Gregorio Rosa Chávez.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación