Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Capitalinos reclaman a la ANDA por pésimo abastecimiento de agua

b Muchos residentes de las colonias al sur de San Salvador están preocupados porque no reciben agua desde hace 15 días y piden solución

Los residentes de la colonia Monterrey, en Planes de Renderos, se ven obligados a comprar el agua por el desabastecimiento de la Anda. foto EDH /NIDIA HERNÁNDEZ

Los residentes de la colonia Monterrey, en Planes de Renderos, se ven obligados a comprar el agua por el desabastecimiento de la Anda. foto EDH /NIDIA HERNÁNDEZ

Los residentes de la colonia Monterrey, en Planes de Renderos, se ven obligados a comprar el agua por el desabastecimiento de la Anda. foto EDH /NIDIA HERNÁNDEZ

No es la primera vez que se escribe sobre los problemas de agua de los capitalinos y para algunos puede sonar aburrido, pero para los que lo viven a diario es una especie de padecimiento con el que se ven obligados convivir.

Esa es la realidad de varias colonias de San Salvador, a las que la palabra agua alegra y entristece, por no contar con el recurso y porque albergan la esperanza de que algún día la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillado (Anda) les provea de un buen servicio.

Los que viven en la colonia Dolores, al sur de la capital, le hacen honor a su nombre, y cuentan que desde hace cinco años inició el deterioro del suministro.

Gabriela Morales tiene 53 años, el mismo tiempo de residir en La Dolores. Ella ve su "cruel realidad" con desilusión.

"Tengo que ser sincera. En los gobiernos de ARENA no teníamos agua todos los días, pero sí venía puntual. Hoy con este gobierno estamos peor y lo más triste es que han prometido mil veces que nos van ayudar y nunca lo cumplen. Esto de vivir sin agua ya no es vida, porque nos están matando poco a poco", reclamó Morales.

En esta comunidad han pasado hasta cinco meses sin recibir el suministro, por eso es común que en los hogares hayan varios barriles y demás depósitos para almacenar el agua.

Morales no es la excepción y tiene en su haber casi 20 "pichingas", ollas, barriles y otros recipientes.

También la insalubridad es evidente en las casas de los habitantes, ya que al no contar con el recurso, acumulan trastos sucios, agua lluvia, tanto que bañarse se les volvió un privilegio.

"Si no me baño, me enfermo, porque me sale fuego. Yo por eso le pido al Presidente (Sánchez) Cerén que no nos desampare y que se apiade de nosotros los pobres, que somos los que nos hemos quedado sin agua", recalcó Gabriela.

Desde hace 58 años, Cayetano Iraheta se instaló en la colonia Dolores y pensó que sería la mejor decisión que sus padres tomarían para su vida. A medida que transcurrió el tiempo, la escasez de agua fue cambiando el ideal y se convirtió en un problema.

"O compramos agua o nos morimos de sed. Por lo menos con mi familia compramos del agua en bolsita y de esa tomamos. No tenemos otra forma de subsistir", indicó Iraheta.

Otro afectado es Jorge Valencia, quien contó categóricamente que está arrepentido de hacer votado por el partido en el gobierno, porque no los han apoyado.

"Yo sí voté por Funes y por (Sánchez) Cerén, pero creo que no han sabido cumplirle a la población. Aquí cerca de la colonia vinieron a prometer que tendríamos un mejor servicio, lo que a la fecha seguimos esperando", comentó Valencia.

Más zonas con problemas

Las colonias Monterrey y Vista al Mar, en Los Planes de Renderos, entre los municipios de San Marcos y Panchimalco, se unen a las quejas en contra de la autónoma.

Dichas comunidades también se enfrentan a diario con el desabastecimiento de agua.

Guadalupe López viven en la colonia Monterrey y aseguró que compran el agua dos o tres veces por semana y desembolsan 10 dólares por cada vez que llaman "al de la pipa." "Desde hace unos cinco años o más el problema se agudizó y mis vecinos y yo recurrimos a comprar el recurso, porque si no, no sobrevivimos", relató López.

La Anda emitió ayer un comunicado en el que explicó que "realizan monitoreo por zonas así como diferentes maniobras en las plantas de bombeo, tanques y válvulas, para determinar el mejor mecanismo para garantizar el recurso hídrico en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), frente a la escasez provocada por el cambio climático y problemas técnicos en la infraestructura de los sistemas de agua potable".

Estas posiciones no satisfacen a los miles de afectados y algunos amenazan con lo que han repetido en varias ocasiones: cerrar las calles.

"Parece un poco estúpido, pero como muchas colonias lo han hecho, creo que la única opción que va quedando es quemar llantas y bloquear el tráfico en las carreteras, porque hemos visto que solo así resuelve la Anda", acotó Sonia Flores, quien reside en la colonia Vista al Mar.

Los pobladores coinciden en que están preocupado por el racionamiento, el cual consideran que se puede agudizar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación