Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cambiarán alumbrado público en San Miguel

El alcalde explicó que invierten cerca de cuatro millones de dólares

La comuna espera que en un mes se hayan instalado las 10 mil lámparas. Foto EDH / Cortesía

La comuna espera que en un mes se hayan instalado las 10 mil lámparas. Foto EDH / Cortesía

La comuna espera que en un mes se hayan instalado las 10 mil lámparas. Foto EDH / Cortesía

SAN MIGUEL. La municipalidad está invirtiendo casi cuatro millones de dólares en el cambio de 10 mil lámparas del alumbrado público de la ciudad.

Lo novedoso, según el edil Wilfredo Salgado, es que están colocando luminarias con la tecnología de diodos emisores de luz (LED, por sus siglas en inglés).

Este tipo de lámparas tiene un menor consumo que las de focos ahorrativos, que son las que están removiendo. Eso generará ahorro en el pago de la factura energética de la municipalidad.

Salgado estima que con este tipo de iluminación la factura por consumo podría reducir hasta en un 40 por ciento mensual.

Es decir, en la actualidad pagan 220 mil dólares mensuales por el consumo de energía y al finalizar la colocación de estas lámparas, en un mes, esperan que la factura les reduzca en unos 70 mil dólares mensuales.

A ello se suma otro ahorro de casi 20 mil dólares mensuales que la comuna debía pagar en el mantenimiento de las lámparas viejas y que por los próximos dos años lo asumirá la empresa que realiza la colocación de las lámparas, que además no requieren de mucho mantenimiento.

Salgado explicó que la inversión que realizan es con fondos propios de la municipalidad, que se ha visto oxigenada con el aumento en las tasas por servicios y en la creación de licencias para el funcionamiento de negocios.

Reutilizarán lámparas

Además del ahorro en el recibo de energía, la municipalidad buscará beneficiarse con "unos bonos que otorga la Unión Europea a las alcaldías que invierten en tecnología ecológica, que son como cinco mil dólares mensuales los que dan", afirmó el munícipe.

Mientras que las lámparas que retiren serán evaluadas y las que aún estén en buen estado serán colocadas en comunidades o cantones que no tienen servicio de alumbrado público.

No obstante, eso solo lo harán en comunidades donde la gente pida el servicio, porque en la comuna afirmaron que no pueden instalar lámparas sin que los beneficiados estén de acuerdo en pagar por el alumbrado público.

Otras lámparas quedarían disponibles para donarlas a escuelas e iglesias que las soliciten. En este caso estas deberán ser instaladas en los sistemas privados de energía de los beneficiarios.

A Magdalena Rosales, una habitante del barrio San Nicolás, le parece una buena inversión la que realiza la comuna, porque afirma que las lámparas que han instalado en su cuadra iluminan más que las que tenían antes, "y eso es bueno, sobre todo por la situación tan peligrosa en la que está la ciudad", dijo.

Pero también hay opiniones encontradas. A Ricardo Sariles, un residente en la colonia Ciudad Jardín, le parece que la comuna debió hacer esta inversión de manera paulatina.

Opina que la comuna debió ir cambiando a esta tecnología las lámparas que se fueran arruinando.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación