Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

CAFRED – Por la educación rural

La ONG ha trabajado directamente en cuatro centros escolares en el país, beneficiando a niños de escasos recursos. foto edh / CORTESÍALos centros escolares que han apoyado eran de cartón y adobe.

La ONG ha trabajado directamente en cuatro centros escolares en el país, beneficiando a niños de escasos recursos. foto edh / CORTESÍALos centros escolares que han apoyado eran...

La ONG ha trabajado directamente en cuatro centros escolares en el país, beneficiando a niños de escasos recursos. foto edh / CORTESÍALos centros escolares que han apoyado eran de cartón y adobe.

La educación pública en El Salvador tiene diversas necesidades en aspectos de enseñanza, infraestructura y material didáctico, especialmente en las comunidades rurales del país. En 2007 se inició un esfuerzo por desarrollar la educación rural en Centro América, llamado Fundación América Central para el Desarrollo de la Educación (CAFRED, por sus siglas en inglés).

Con sede en Washington D.C. y dos fundadores estadounidenses, el apoyo que recibe esta fundación tiene como objetivo mejorar la experiencia educativa de los entornos más pobres de Centroamérica.

La institución ha trabajado directamente en cuatro centros escolares en el país que cumplían tres condiciones: carecían de una estructura formal de cemento o ladrillos, no tenían agua potable ni electricidad y no contaban con acceso por calle pavimentada. Se trata de centros escolares en condiciones deplorables que necesitaban mejoras en todas sus áreas. "Ya hemos encontrado escuelas de cartón, de plástico o de adobe", cuenta Saúl Maravilla, director regional de CAFRED, al explicar las necesidades a las que esta fundación quiere responder.

En el cantón Ramírez, en San José Guayabal, del departamento de Cuscatlán, existía un centro escolar que fue bombardeado en el tiempo de la guerra y desde que se inauguró estuvo en ruinas. Antes de la ayuda tenía matriculados a 15 niños y no era reconocido por el gobierno central. Ahora ese número es de cerca de 300 inscritos. La reconstrucción de esa escuela se trató como una obra altruista, sin planes de ayudar a más. Sin embargo, al ver la posibilidad del alcance de sus acciones, los fundadores de la organización decidieron seguir adelante.

Los tres siguientes centros escolares beneficiados por CAFRED, después del cantón Ramírez, fueron El Olimpo, en Apopa; Río Frío, en San Vicente, y Los Arévalos, en Ahuachapán. Desde 2011 tienen un convenio con el Mined como parte del respaldo de acciones en pro de la educación.

En Los Arévalos, el centro escolar está construido con lámina que se tomó de otra estructura y está agujereada, pero la lluvia también es una amenaza. El centro escolar está situado junto a una colina, por lo que cada vez que llueve se llena de lodo. Este es el centro escolar en el que CAFRED está iniciando su labor.

Paralelo a sus obras de infraestructura, la fundación ha desarrollado programas educativos, específicamente capacitaciones de maestros, que se realizaron, en inicios, un sábado al mes con temas básicos como matemáticas, ciencia y lenguaje. Este año se dio un paso más al incorporar a las capacitaciones temas de liderazgo y proactividad. "Necesitamos tener maestros en las escuelas que no solo lleguen a dar la clase, sino que también empiecen a incursionar en aplicar nuevas metodologías", señaló Saúl Maravilla.

Otra de sus actividades consiste en una alianza con el Museo Marte, junto al que se han impartido clases de arte a los niños y a los maestros, enfatizando la utilidad que tiene esa rama en el salón de clases y el desarrollo de la creatividad. El museo mantiene 20 becas cada año que se rotan de escuela en escuela. Al finalizar el curso se entrega un paquete de arte que los maestros pueden utilizar como material didáctico.

También han implementado proyectos de reciclaje en los centros beneficiados para que sean sostenibles y este año se buscará enseñar a las comunidades educativas todo lo que puede reutilizarse y la manera en cómo puede hacerse.

Una de sus metas es lograr que cada centro escolar sea único y refleje la personalidad y el entorno de cada comunidad. Las necesidades son varias y se necesita de mucho esfuerzo y dinero. Pero CAFRED permanece fiel a una misión: proporcionar oportunidades educativas para los jóvenes de las zonas rurales de América Central, al construir y equipar escuelas, capacitar a los maestros y desarrollar redes sociales en apoyo de estas metas.

Para ayudar como voluntario o donar busca información en cualquiera de estos medios: página web: www.cafred.org, Facebook: /Cafred, Twitter: @Cafred_org Correo electrónico: saul.maravilla@cafred.org.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación