Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Caballos terapéuticos hacen milagros

Un gran número de pacientes han tenido significativos cambios con la equinoterapia

Una de las pacientes recibe terapia de un especialista.El tratamiento incluye diversos ejercicios que les ayuda a obtener una mayor movilidad.

Una de las pacientes recibe terapia de un especialista.El tratamiento incluye diversos ejercicios que les ayuda a obtener una mayor movilidad.

Una de las pacientes recibe terapia de un especialista.El tratamiento incluye diversos ejercicios que les ayuda a obtener una mayor movilidad.

La utilización del caballo como instrumento de rehabilitación física , psicológica y social, ha permitido que muchos pacientes con diverso grado de discapacidad haya logrado grandes avances en su recuperación.

Estos logros, en su desempeño diario, han sido posibles, gracias a las clases de equinoterapia, o hipoterapia, que imparte la Fundación San Andrés.

"La equinoterapia es una forma integral y complementaria de rehabilitación, que utiliza el caballo, sus movimientos naturales y su medio ambiente como ente terapéutico, indicada para pacientes con disfunciones neuromotoras de origen neurológico, traumático o degenerativo", explicó la presidenta de la Fundación, Anabel Tinoco de Meza.

Agregó que la integración de la terapia ocupacional en la equinoterapia es muy importante, ya que este tipo de ejercicio proporciona al paciente la oportunidad de que pueda desenvolverse individual y socialmente.

Con esta terapia de autocuidado, la persona que la recibe aprende a mejorar su desarrollo y le previene la discapacidad ya que, el caballo como instrumento terapéutico, estimula las áreas neuromotoras, psicomotoras y funcionales del organismo humano.

Los niños y adultos son atendidos por personas expertas en la materia. En el lugar hay una pista aulada para las equinoterapias. Cada caballo es manejado por tres técnicos que cuidan al paciente hasta 20 minutos, dependiendo las indicaciones del tratamiento.

Girón, explicó que los niños son colocados en diferentes posturas encima del caballo, lo cual les ayuda a desarrollarse mejor al momento de jugar o caminar.

Estos tratamientos son tan efectivos que hasta los niños se encariñan con los animales porque pasan un buen tiempo haciendo terapia con ellos.

Luego pasan a una sala en donde son atendidos por otras personas que les dan masajes musculares; el tratamiento también incluye ejercicios con pelotas y otras herramientas terapéuticas.

Este tratamiento es indicado para niños o adultos que padecen de deficiencia de la coordinación psicomotriz, problemas conductuales, atención y concentración mental, distrofia muscular, autismo, síndrome Down, entre otras, las cuales son tratadas por profesionales en la materia.

Por su parte, Rolando Girón, quien se desempeña como terapista físico y coordinador de equinoterapia de la Fundación, manifestó que en la semana atienden de 60 a 70 niños y personas.

"Los efectos psicomotores son los que mejoran la postura corporal, los sociomotores dan un aumento de la atención y concentración mental, y el funcional es el que ayuda a la estimulación del sistema digestivo, circulatorio y respiratorio del paciente", explicó el especialista.

Hasta la fecha, la Fundación San Andrés ha logrado dar más de 4 mil 500 tratamientos con caballos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación