Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Buses en Santa Ana provocan desorden

b A mediados de 2013 se cumplirán tres años de que el VMT cambió el recorrido de unidades para hacerlo más ágil. La medida no funcionó

La imagen refleja el desorden que se produce en una de las principales calles de la ciudad. Foto EDH / Mauricio Guevara

La imagen refleja el desorden que se produce en una de las principales calles de la ciudad. Foto EDH / Mauricio Guevara

La imagen refleja el desorden que se produce en una de las principales calles de la ciudad. Foto EDH / Mauricio Guevara

SANTA ANA. Lo que en un inicio pretendió ser el descongestionamiento de una vía céntrica santaneca, sólo fue el traslado del problema de una calle a otra.

Así calificaron varias personas consultadas el traslado del recorrido que hace el transporte colectivo en la ciudad.

Hasta mediados de 2010, microbuses y autobuses de varias rutas circulaban por la 1.ª calle.

El problema se generaba en el sector poniente debido a las ventas del Mercado Central que se ubican en la acera y calle.

Además, porque los motoristas paraban en cualquier sitio para abordar personas y el recorrido lo hacían demasiado lento.

Un promedio de cuatro cuadras eran recorridas entre 7 y 10 minutos.

En esa oportunidad, el Viceministerio de Transporte (VMT) pensó que llevando el recorrido de las unidades hacia la 5a. Calle iba a solucionar el problema, pero se equivocó.

Al menos así se refleja a casi tres años de haber implementado el cambio de recorrido.

Santanecos coincidieron en señalar que lo único que hizo el VMT fue mover el problema porque, al poco tiempo de que inició la medida, los empleados del sector transporte comenzaron a generar embotellamientos, siempre en el sector poniente.

De nuevo realizaban paradas no autorizadas y aunque en dicha arteria no hay ventas en las calles, las unidades siguen circulando lento.

A eso se suma que en la 5a. Calle ya circulaban algunas rutas de buses, por lo que el traslado saturó más la vía con el transporte colectivo, sobre todo en las horas pico.

Entre los buses que realizaban su recorrido, antes del cambio, en parte de la 5a. Calle estaban los de las rutas 51 A, B y C.

A ellos se sumaron, con el traslado, al menos 188 unidades de 14 rutas que circulaban sobre la 1ª. Calle.

Entre ellas están los buses de la rutas 50, 55 A y B y los microbuses de las rutas 3, 4, 5, 6, 8 y 9, entre otros.

Muchos usuarios del transporte colectivo son de la idea que las autoridades deben dividir el paso que hacen las unidades por la 5ª. Calle, sobre todo en el sector poniente.

Aunque no se atreven a mencionar alguna calle como alternativa, sí aseguraron que esto hará más ágil el paso de microbuses y autobuses por el centro de la ciudad.

Quienes residen en las viviendas que están en la 5ª. Calle también se quejaron. Esto porque la gran cantidad de unidades genera "un ruido incómodo".

"Antes pasaban como tres rutas de buses, pero no tantas como ahora. Con este montón de buses, aquí es un ruido insoportable", dijo Rosa Chávez, una de las personas afectadas con la situación.

La fémina opina que las rutas deben de circular por varias calles del centro de la ciudad y no concentrarse sólo en una.

"Yo no creo que sea necesario quitar todas las rutas (de la 5ª. Calle). Que dejen algunas porque también hay necesidad de que pasen los buses; pero pueden buscar otras alternativas y quitarnos el problema a nosotros", sugirió.

El jefe regional del Viceministerio de Transporte (VMT), Gilberto Delgado, dijo desconocer el problema que se genera en la calle céntrica. Aunque aceptó que podrían buscar una solución.

"Entre todos (los involucrados) alguna salida podemos encontrar. Es un tanto difícil porque Santa Ana ha crecido bastante y tenemos muchas unidades circulando, pero podríamos revisar", dijo Delgado.

A pesar del congestionamiento que se genera en la vía, la presencia de miembros de la División de Tránsito de la Policía también es escasa, sobre todo en las horas pico.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación