Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Becarios, sueños para replicar lo aprendido

Este año, serán 24 jóvenes los beneficiados con este programa

Edwin Mejía, René Aparicio, el embajador de Taiwán en El Salvador, Andrea Lee, Maritza Elizabeth Alberto, y la exbecaria, Lili Rosales, compartieron experiencias. Foto EDH / Lissette Monterrosa.

Edwin Mejía, René Aparicio, el embajador de Taiwán en El Salvador, Andrea Lee, Maritza Elizabeth Alberto, y la exbecaria, Lili Rosales, compartieron experiencias. Foto EDH / Lissette Monterrosa.

Edwin Mejía, René Aparicio, el embajador de Taiwán en El Salvador, Andrea Lee, Maritza Elizabeth Alberto, y la exbecaria, Lili Rosales, compartieron experiencias. Foto EDH / Lissette Monterrosa.

Maritza Elizabeth Alberto, René Aparicio y Edwin Mejía, son tres jóvenes que partirán mañana hacia Taiwán para iniciar con su programa de maestría en universidades de ese país.

Ellos forman parte de un grupo de 24 jóvenes que han sido favorecidos este año, con el programa de Becas de Taiwán, iniciativa con la cual se ha beneficiado a más de 300 estudiantes salvadoreños desde 1998.

Estos jóvenes tuvieron la oportunidad de tener un acercamiento con el embajador de Taiwán en El Salvador, Andrea Lee, y la exbecaria Lili Rosales, a fin de compartir un poco sobre la cultura de la isla asiática, su comida y sus costumbres.

Cada uno de ellos lleva en su mente muchos sueños, pero sobre todo, ansias de aprender. Estos jóvenes agradecieron la oportunidad que les ha brindado este país asiático para ampliar sus conocimientos.

Para Maritza Elizabeth Alberto Ramírez, una joven de 25 años, que estudiará una maestría en Administración de Empresas Internacionales en Gestión Tecnológica en la National Xinhua University, expresó que desde pequeña siempre tuvo la ambición de estudiar en el extranjero, y sobre todo en Taiwán.

"Siempre tuve este sueño, porque me atrae mucho su cultura, tradiciones y el idioma, y tener más experiencia en el exterior", comentó la joven.

Alberto detalló que sus planes, al graduarse del Colegio La Sagrada Familia, era estudiar una licenciatura en el extranjero, sueño que tuvo que postergar por ganar más experiencia en el país.

Maritza se dedicó de lleno a sus estudios en Economía Empresarial en la Universidad Dr. José Matías Delgado, donde obtuvo un Cum Laude de 8.5. Posteriormente se desarrolló como catedrática e instructora en dicha institución.

"Tengo grandes expectativas de estar en Taiwán, primero por el nivel académico y será una experiencia bastante gratificante por poder compartir mis conocimientos y mi cultura como salvadoreña", añadió.

La becaria añadió que su plan es regresar al país para ayudar a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) a poder crecer y optimizar sus procesos tecnológicos.

"En el país hay más Pymes que grandes empresas y que muchas veces no tienen los recursos para poder crecer, y no solo en el área tecnológica, si no que en sus procesos y eso es específicamente es lo que voy a estudiar en la maestría", explicó Maritza.

Por su parte, Edwin Mejía, otro de los favorecidos, de 26 años y es licenciado en Gerencia Informática de la Universidad Dr. José Matías Delgado, él obtuvo una beca en la National Xinhua University una maestría en Sistemas de Información y Aplicaciones.

"Se que vamos a un país que nos va a proveer una educación en un área que es muy difícil de obtener, estoy muy contento de tener la oportunidad recibir estos conocimientos y espero aprovecharlos al máximo para el beneficio del país", expresó el becario.

De acuerdo con Mejía, también le gustaría regresar para implementar lo aprendido.

Para René Aparicio, un ingeniero civil graduado de la Universidad de El Salvador, de 26 años, este programa de becas representa la oportunidad de especializarse en el área industrial.

Aparicio cursará durante dos años una maestría Internacional en Ingeniería Industrial en la universidad de Yuan Ze.

Por su parte, Lili Rosales, ex becaria de Taiwán, motivó a los estudiantes a afrontar esta experiencia como un reto personal.

"Aunque es una experiencia difícil por el idioma, pero también es muy interesante aprender en este mundo, con una tecnología tan avanzada", dijo la joven. Rosales también tuvo la experiencia de trabajar en Taiwán y ahora cursará su maestría en Alemania.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación