Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Barrera natural contra las inundaciones

Pobladores de El Guayabo, en la zona de Garita Palmera, buscan proteger la biodiversidad de sus manglares.

Pobladores de El Guayabo, en la zona de Garita Palmera, buscan proteger la biodiversidad de sus manglares.

Pobladores de El Guayabo, en la zona de Garita Palmera, buscan proteger la biodiversidad de sus manglares.

Un manglar es la primera barrera contra las inundaciones. De ahí la importancia de la ejecución de una gestión de ecosistemas marinos para la reducción de riesgos a desastres, dice la Unes.

Para Carolina Amaya, la zona del manglar en la comunidad El Guayabo, es de vital importancia ecológica, económica y social.

"Ellos viven del ecosistema manglar, de ahí extraen punches, hacen viveros de camarones, es decir es su fuente de vida", dijo.

Según Amaya, en El Salvador solo hay 40 mil hectáreas de manglar y una tasa de deforestación, desde 1950, del 60 %.

En esta comunidad, un grupo de pobladores ejecuta trabajos para proteger la biodiversidad de especies que resguarda este lugar y que también se convierten en su fuente de vida.

Detener la deforestación es trascendental, ya que de seguir con esta práctica, este manglar pasará a "ser historia", dicen ambientalistas de la Unes.

Para la Unidad Ecológica, en los últimos cinco años han unido esfuerzos con los habitantes para la sustentabilidad ambiental, un trabajo que pasa por la protección de este y por la ayuda que puedan dar las comunidades.

" No podemos hablar de reducción de la vulnerabilidad, de la lucha contra la pobreza, si no se generan las condiciones que le permitan a estas comunidades fortalecer sus ingresos económicos", acotó Amaya.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación