Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Baja la venta de útiles escolares en mercados

Comerciantes atribuyen la disminución a paquetes que da el gobierno

Muchas de las personas que venden útiles escolares en los mercados, se quejan por la baja demanda y buscan la forma de dedicarse a otras labores. Foto EDH / Mauricio guevara

Muchas de las personas que venden útiles escolares en los mercados, se quejan por la baja demanda y buscan la forma de dedicarse a otras labores. Foto EDH...

Muchas de las personas que venden útiles escolares en los mercados, se quejan por la baja demanda y buscan la forma de dedicarse a otras labores. Foto EDH / Mauricio guevara

SANTA ANA. La disminución en la venta de útiles escolares ha obligado a algunos comerciantes a retirarse del negocio.

El fenómeno ocurre, principalmente, entre los vendedores de los mercados municipales, quienes durante muchos años han esperado esta temporada para nivelarse de los gastos y deudas que deja el movimiento comercial de fin de año.

Los vendedores reconocen que la disminución en las ventas inició desde que el gobierno se encargó de entregar los paquetes escolares a los estudiantes de educación básica, quienes reciben útiles, zapatos y uniformes.

Entre las vendedoras que optaron por ya no continuar con esta venta está Zoila Guardado, quien asegura que prefirió no invertir porque sabía que "iba a terminar con pérdidas", por la poca demanda que tiene el producto.

Mientras que los que continúan vendiendo cuadernos y libros, reconocen que lo hacen con el inventario del año pasado.

"Estamos todavía con venta del año pasado. Si sigue así de malo podríamos dejar de vender cuadernos, todavía estamos viendo eso", manifiesta Fina Sánchez, comerciante.

En muchos puestos, los cuadernos y lapiceros han sido sustituidos por mochilas, un producto que por el momento no está incluido en el paquete escolar y por el que muchos vendedores están apostando.

"Yo todavía tengo cuaderno desde hace tres años que se comenzó a poner malo, ya está todo amarillo y así para qué lo saco si no se vende", manifiesta Rina Rugamas, una mujer cuyo puesto ahora está repleto de maletines con diferentes diseños.

Según el sondeo realizado por este rotativo entre los vendedores, para el próximo año el número de personas retiradas de este negocio se incrementaría, ya que con lo que vendan esta vez, podrían quedarse sin producto.

"No se ve claro, uno se enjarana y no sale ni el dinero ni ganancia, sin ganancia no hay negocio", dice Sánchez.

Los vendedores esperan que la próxima semana puedan incrementar las ventas ya con el inicio oficial del año lectivo 2013; pues, algunos padres de familia ya se han acercado a buscar algunos útiles escolares.

"Lo que les dan (paquete escolar) no es mucho, son como cinco cuadernos y nos toca salir a comprar lápices, lapiceros y otras cosas así", dice la santaneca Carolina Chinchilla.

Los vendedores consideran que el gobierno pudo haber buscado otras alternativas que beneficiaran a los estudiantes sin perjudicar sus ventas.

Entre las recomendaciones que los vendedores hacen al gobierno central es que se entregue un bono económico a los padres de familia para que sean ellos quienes compren los útiles escolares donde consideren conveniente.

"Si les dieran el dinero a los papás para comprar los útiles habría mejores ingresos para quienes nos dedicamos al negocio", reconoce Marcos López, vendedor.

Por otra parte, quienes también se han visto reducidos sus ingresos son los comerciantes de uniformes escolares, quienes también reconocen que las ventas en este rubro han disminuido considerablemente.

"Algunos padres de familia además de los uniformes que les da el gobierno, nos compraban; pero, ahora, ni eso, porque la situación económica está bien fregada", relata Carmen Rodríguez, vendedora de uniformes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación