Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aumentan municipios con amenazas y varias rutas de buses en paro

La Policía resta credibilidad a los rumores de las pandillas, pero la población por temor a ser víctima evita transitar como de costumbre

Por temor, en Ilobasco se cerraron negocios a eso de las 12:00 del día. FOTO/EDH Ericka Chávez

Por temor, en Ilobasco se cerraron negocios a eso de las 12:00 del día. FOTO/EDH Ericka Chávez

Por temor, en Ilobasco se cerraron negocios a eso de las 12:00 del día. FOTO/EDH Ericka Chávez

Varios municipios del país amanecieron ayer sin el servicio de transporte colectivo de pasajeros, mientras en Ilobasco (Cabañas) y San Vicente; la situación era más crítica, el comercio formal e informal estaba parcialmente paralizado.

Ayer por la tarde el pánico de la población se había extendido a otros departamentos como San Salvador, La Libertad y San Miguel.

Reportes de ciudadanos en las redes sociales revelaban que en la colonia San Benito, patrones y administradores de negocios, sacaron temprano a su personal, ante el rumor de que las maras habían dicho que no querían movilización de personas.

En Ilobasco, decenas de comerciantes no abrieron sus negocios como de costumbre por temor a ser blancos de la maras, quienes desde el jueves les exigieron "paralizar actividades comerciales".

Como consecuencia de la amenaza, la afluencia de clientes se redujo considerablemente, dijo un vendedor.

A la 1:00 de la tarde, el mercado de Ilobasco había quedado casi desierto.

Negocios formales aledaños y en los contornos de la alcaldía también cerraron sus puertas.

"En Ilobasco no podemos descartar los rumores de la amenaza de las pandillas, lo que hemos hechos es aumentar la operatividad para garantizar la seguridad a la población", dijo un oficial de la Policía quien omitió su nombre.

"Lo que tenemos es un rumor que se ha ido propagando de ciudadano en ciudadano, pero se desconoce su fuente", subrayó.

El administrador del mercado de Ilobasco quien por razones de seguridad, omitió su nombre, dijo que el centro de abasto fue abierto como de costumbre, pero no llegaron todos los vendedores .

En San Miguel desde las 2:00 de la tarde la actividad comercial empezó a declinar por las mismas razones.

Los empresarios despacharon a su personal para evitarles riesgos en su camino de regreso a casa.

En San Vicente, desde mediodía los comerciantes dejaron de vender. "Nombre si no pasa nada, lo que pasa es que la gente es exagerada", dijo un Policía ayer por la mañana.

La actividad comercial en los barrios El Calvario y Santuario, se vio interrumpida por los rumores de los pandilleros, de no permitir el libre tránsito desde las 2:00 de la tarde.

Las calles adyacentes al mercado municipal lucían desiertas. Un miembro del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM), explicó que ellos tampoco tenían órdenes de cerrar más temprano el mercado; no obstante, la soledad del lugar los obligó a hacerlo. En el Puerto de La Libertad también había tensión por las pandillas, algunas colonias parecían desiertas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación