Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aumenta riesgo en el Chaparrastique por las lluvias

Ayer llovió por casi media hora y se generaron los primeros deslizamientos de piedra y lodoPese amenaza de erupción, y hoy de deslizamientos, hay familias que se niegan a salir de las zonas de riesgo

Los 21 milímetros de lluvia que cayeron sobre San Miguel hizo que se originaran los primeros desprendimientos, generando alto riesgo. Fotos EDH / Húber Rosales

Los 21 milímetros de lluvia que cayeron sobre San Miguel hizo que se originaran los primeros desprendimientos, generando alto riesgo. Fotos EDH / Húber Rosales

Los 21 milímetros de lluvia que cayeron sobre San Miguel hizo que se originaran los primeros desprendimientos, generando alto riesgo. Fotos EDH / Húber Rosales

SAN MIGUEL. La vulnerabilidad de las comunidades ubicadas en las faldas del volcán Chaparrastique volvió a quedar al descubierto ayer, luego que con 30 minutos de lluvia se registraron los primeros deslizamientos de material volcánico.

A ese problema se suma el riesgo de una tercera erupción, más fuerte que la del pasado 29 de diciembre.

Fueron 21 milímetros de lluvia los que el Ministerio de Medio Ambiente (MARN) registró, los cuales bastaron para generar los deslizamientos y la preocupación en las autoridades departamentales.

El gobernador migueleño, Sergio Benavides, confirmó que hubo desprendimientos en la zona del caserío El Carreto, cantón El Volcán.

Ese deslizamiento se produjo de la parte alta del coloso; pero la mayoría del material que la corriente arrastró quedó en una obra de mitigación a la que las autoridades denominan reservorios, que son lagunas artificiales para retener el material que baja del cono volcánico.

Sin embargo, temen que con una lluvia más intensa y prolongada, la situación sea peor.

La preocupación aumenta, según Benavides, porque los pronósticos del tiempo auguran más tormentas para las próximas horas, por lo que la situación del volcán y las familias que aún no salen de la zona, sería más complicada.

Debido a la emergencia generada por la lluvia, y que se sumó a la ya existente por la posibilidad de que el volcán haga una nueva erupción, las autoridades se reunieron para valorar las aciones a tomar.

Renuencia

Lo grave de la situación es que aun cuando las autoridades de Protección Civil decidieron evacuar la tarde del lunes a más de 400 familias de las faldas del coloso, ayer había grupos familiares que se negaban a abandonar sus casas.

Precisamente, esas son las familias que les preocupa a las autoridades, pues si ni con el riesgo de erupción salieron, difícilmente lo harán por las lluvias.

"Vamos a seguir insistiendo, llamando a la conciencia de la gente para que se salgan de las zonas, queremos evitar desgracias, ya sea por erupción o por los deslaves", insistió Benavides.

Agregó que no todo es gris, ya que las familias que estaban catalogadas como de mayor peligro ya dejaron la zona.

Pese a ese optimismo, las comunidades asentadas en las faldas del Chaparrastique, y que debieron amanecer desoladas ayer tras la evacuación que Protección Civil ordenó en la zona por una posible erupción, seguían ocupadas.

Hay personas que no acataron la orden y se quedaron en sus viviendas bajo el argumento que ya están acostumbrados a la actividad volcánica y a los deslizamientos.

Las autoridades esperaban evacuar a no menos de 400 familias la tarde- noche del lunes; sin embargo, la cifra que Protección Civil maneja de grupos familiares que sí acataron es mayor a los 250.

Esas familias, de manera voluntaria, decidieron dejar la zona ya sea porque se apegaron al apoyo económico que el gobierno les dio para alquilar vivienda en otra zona, o por el temor a ser víctimas en una tragedia provocada por un fenómeno natural.

El gobernador migueleño confirmó que el día de la evacuación llevaron al albergue del Instituto Nacional de los Deportes, en la cabecera de San Miguel, un promedio de 20 familias que suman entre 75 y 80 personas.

"El resto de la gente que pretendimos evacuar, o ya se había salido previendo un problema mayor, o decidió quedarse", dijo.

Confirmó que muchas de las familias que evacuaron por cuenta propia son las que fueron beneficiadas por el gobierno con la ayuda económica para alquilar vivienda en una zona segura, dado que sus sitios de residencia están en zonas de riesgo por deslaves.

Dijo que otra cifra de familias no determinada, pese a no haberse apegado a la ayuda del gobierno porque no viven en zona de deslaves y que es a quienes estaba dirigida la ayuda del gobierno, también salió de las faldas del coloso como medida preventiva.

El alcalde de San Miguel, Wilfredo Salgado, confirmó a una radio emisora de cobertura nacional que de las 71 familias en zona de riesgo en el caserío El Carreto, solo 13 aceptaron ser evacuadas.

Sin embargo, El Diario de Hoy fue testigo que el lunes por la tarde, de esa zona del volcán, salieron de forma voluntaria y antes que Protección Civil llegara, no menos de siete familias.

Ayer por la tarde en el albergue de INDES se mantenían 65 personas de las que fueron evacuadas el lunes.

Entre las necesidades que enfrentan están falta de víveres, cobijas, ropa, pañales desechables infantiles, y productos de aseo personal.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación