Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Asilo de Ahuachapán necesita ayuda

El albergue funciona desde hace 67 años. Los ancianos también necesitan que sus familiares se acerquen a compartir con ellos.

El orfanato necesita la ayuda de personas altruistas para atender a sus ancianos. Foto EDH / Cristian Díaz

El orfanato necesita la ayuda de personas altruistas para atender a sus ancianos. Foto EDH / Cristian Díaz

El orfanato necesita la ayuda de personas altruistas para atender a sus ancianos. Foto EDH / Cristian Díaz

AHUACHAPÁN. El Hogar de Ancianos Llanos Magaña, en Ahuachapán, requiere el apoyo de personas altruistas para atender a las 75 personas ya que no cuentan con ingresos permanentes para su funcionamiento.

La directora del hospicio, sor María Maldonado, dijo que mensualmente requieren de 15 mil dólares para cubrir las necesidades que enfrentan las personas de la tercera edad.

Lo que más requieren son artículos de limpieza, detergentes, ropa para camas, pañales para adultos, frijol, maíz, arroz, aceite, leche, vitaminas y medicamentos; en este último caso son para estreñimiento, tos y convulsiones, entre otros.

También carecen de un nebulizador en buenas condiciones, ya que el único con el que cuentan se calienta con facilidad debido a su constante uso.

Sor María expresó que desean pintar las instalaciones porque la última ocasión en que lo hicieron fue hace 15 años.

Parte de las necesidades son cubiertas con pequeñas donaciones que realizan personas altruistas. Pero como entidad también organizan baratillos y otras actividades que les permitan recaudar fondos.

El 13 de diciembre tendrán una cena-show a partir de las 5:00 de la tarde y la colaboración es de $4, se realizará en las instalaciones del hogar ubicadas a escasos cincuenta metros del Arco Durán, en la cabecera departamental.

Sor María indicó que, pese a las limitantes que enfrentan, hacen esfuerzos para brindar a los ancianos una alimentación adecuada e instalaciones higiénicas; incluso, la ropa que utilizan no tiene malos olores a pesar de que algunos ancianos hacen sus necesidades fisiológicas en ellas.

"Al anciano muy poco se le ayuda, lo marginamos y abandonamos, hasta la propia familia. Si la familia por alguna razón no lo puede tener, que lo traiga pero que no se olvide de él porque a veces lloran porque necesitan el calor de su familia", reflexionó.

Norma Sánchez, de 72 años, reconoció las necesidades que enfrenta el asilo, por lo que también pidió del altruismo de las personas para la donación de medicina y ropa.

La mayoría de los ancianos es abandonado por sus familiares o los visitan en raras ocasiones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación