Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Apoyan a niñez y juventud con deportes

Empresa atunera busca potenciar el desarrollo de los niños y jóvenes, alejarlos de la violencia a través de escuelas de fútbol.

Son más de 600 niños y jóvenes los que se han beneficiado con la escuela de fútbol. Foto EDH / insy mendoza

Son más de 600 niños y jóvenes los que se han beneficiado con la escuela de fútbol. Foto EDH / insy mendoza

Son más de 600 niños y jóvenes los que se han beneficiado con la escuela de fútbol. Foto EDH / insy mendoza

LA UNIÓN. La escuela de fútbol Luis Calvo Sanz, del grupo atunero Calvo, clausuró el quinto torneo que inició en mayo de este año, con la participación de 670 niños y jóvenes.

La actividad se desarrolló en las instalaciones del estadio municipal Marcelino Imbers.

Fueron 60 equipos los que se formaron, de esos, diez llegaron a la final del torneo.

Hubo entrega de medallas y trofeos a los mejores jugadores. Los beneficiados con el programa deportivo no solo son hijos de los empleados, sino de distintas comunidades del departamento.

Boris Quintanilla, director general del grupo Calvo para Centroamérica y El Caribe, explicó que más allá de la inversión anual que hace la empresa, lo que más les gustaría resaltar es la Responsabilidad Social Empresarial.

"Lo que estamos tratando es que los niños tengan un esparcimiento a través del deporte, que provoque una convivencia en armonía social a través de impartir charlas de valores. Cada semana practicaban deportes, talleres de valores, convivencia social, atención sicológica y terapéutica".

El alcalde de La Unión, Ezequiel Milla, comentó que era agradable ver a niños, jóvenes, hombres y mujeres aprovechando el tiempo en practicar deporte.

"El grupo Calvo se ha caracterizado por un solo propósito, apoyar a la niñez y juventud, no solo del municipio sino en todo el departamento, me encantaría tener cinco empresas más como Calvo, porque les permiten llevar un ingreso a más de mil quinientas familias", comentó Milla.

Alejandra Pérez, futbolista beneficiada, resaltó que todos disfrutaron de un espacio de sano esparcimiento, poniendo en práctica las habilidades deportivas .

Expresó que "hemos estado aprendiendo a compartir entre compañeros, trabajar en equipo, la responsabilidad y la sana convivencia, y también aprendimos a ser mejores personas, demostrando que la niñez y la juventud de La Unión estamos dispuestos a cambiar el rumbo del país".

Agregó que hay voluntad de cambiar la realidad en que vive el país, que el rival no es el vecino, el jugador de otro equipo, sino "la violencia, la exclusión social, la falta de oportunidades de trabajo y del derecho a la educación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación