Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Apoyan con agua a familias que usurpan terrenos ISTA

La alcaldía de Conchagua sostiene que si bien las familias no están de forma legal, requieren, al menos, el servicio básico del agua.

Las familias están a la espera que les legalicen los terrenos en que residen de forma ilegal. Foto EDH / archivo

Las familias están a la espera que les legalicen los terrenos en que residen de forma ilegal. Foto EDH / archivo

Las familias están a la espera que les legalicen los terrenos en que residen de forma ilegal. Foto EDH / archivo

LA UNIÓN. Las familias que usurparon los terrenos propiedad del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA) en cantón La Cañada, de Conchagua, ya cuentan con dos cantareras que les instaló la comuna conchagüense para abastecerse de agua y mitigar un poco la falta del servicio, una de las necesidades más grandes que padecían.

Las personas, en su mayoría originarias de Morazán, y algunos del departamento de La Unión, usurparon las tierras en mayo del año pasado y la mayoría aseguran ser lisiados de guerra o familiares de estos.

Llegaron a ubicarse en ranchos provisionales de lata, plástico, cartón y trozos de madera, sin tener los servicios básicos como letrinas, agua y energía.

El alcalde Jesús Medina dijo que el problema es complejo porque en el ISTA, en su momento, les dieron los lotes a esas familias, sin contar con los permisos correspondientes para lotificar y sin estar registrado en el Centro Nacional de Registro (CNR).

Como una medida paliativa en el caso del servicio del agua, les instalaron dos canteras.

"Como municipalidad no podemos invertir en proyectos de agua o calles, porque son terrenos privados, es decir que son propiedad del ISTA, pero les apoyamos con el agua", dijo Medina.

La inversión en las cantareras fue de siete mil dólares y el agua la tienen las 24 horas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación