Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La Anda necesita $534 millones para superar problemas de agua

b La autónoma no cuenta con ese dinero y lo único que está haciendo es gestionarlo

La población del Gran San Salvador seguirá sufriendo por un mal servicio de agua en los próximos años. Foto edh / ARCHIVO.

La población del Gran San Salvador seguirá sufriendo por un mal servicio de agua en los próximos años. Foto edh / ARCHIVO.

La población del Gran San Salvador seguirá sufriendo por un mal servicio de agua en los próximos años. Foto edh / ARCHIVO.

Los constantes problemas por desabastecimiento de agua potable por los que atraviesa la mayor parte de colonias de los municipios del Gran San Salvador, seguirán persistiendo porque los sistemas Río Lempa y Zona Norte, que son los que proveen de agua a esa amplia zona, operan al 50 %.

Para hacerlos funcionar en un 100 %, o en óptimas condiciones, además de mejorar el resto del sistema a nivel nacional, la autónoma necesita de 534 millones de dólares que tendrían que ser invertidos, desde ya, hasta mayo de 2019, cuando finalice la actual gestión del presidente Salvador Sánchez Cerén.

De acuerdo con el presidente de la institución, Marco Antonio Fortín, hacen todo lo que esté al alcance para evitar que los cortes de agua por reparaciones del sistema eléctrico y fugas afecte lo menos posible, sobre todo, porque esos dos sistemas abastecen al 66 % de la población del Gran San Salvador.

"Siempre que haya problemas en el Sistema Zona Norte y Sistema Río Lempa, siempre habrá problemas en San Salvador (de desabastecimiento de agua potable), aseguró Fortín.

Solo en la planta Las Pavas, en San Pablo Tacachico, del departamento de La Libertad, Anda requiere de 63 millones de dólares y entre $15 o $20 millones para el rubro de eficiencia energética a nivel nacional.

El presidente de la autónoma no le huye a los problemas que atraviesa la población con la suspensión de agua potable cuando ambos sistemas fallan, y señaló que esos inconvenientes no son nuevos, porque todo el sistema de abastecimiento del Gran San Salvador se encuentra obsoleto.

Para solucionar el problema de abastecimiento de agua potable, el presidente de la Anda dice que hay que solventarlo como país, y no solo como autónoma.

"Los 500 millones de dólares hay que ir, hay que planificar y buscar los entes de financiamiento y los cooperantes que puedan hacer viable todo esto", explicó Fortín.

Según el funcionario, las gestiones para obtener esos fondos ya se están haciendo y para ello han tocado las puertas del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Unión Europea (UE), entre otros.

Una parte de ese monto, el BCIE y el BID "ya dijeron que sí", sin embargo, se necesita saber de dónde saldrá el dinero para pagar los mismos préstamos.

De todo ese dinero que se necesita, se va caminando paso a paso para su obtención, y, por el momento, la Anda cuenta con una donación de 5 millones de dólares para el cambio de tubería de asbesto cemento en Santa Tecla, soyapango, Ilopango y San Marcos, aseguró Fortín.

Esos fondos son no reembolsables y se espera que el dinero esté disponible el mes de diciembre.

Problema de los motores

El presidente de la Anda empieza a enumerar cada uno de los problemas que tienen para dar un buen servicio de agua potable a la población y, según él, la situación es muy compleja.

Uno de los principales inconvenientes que tiene la institución, cuando deja de suministrar el servicio, son los motores y equipos de bombeo y rebombeo.

A nivel nacional, son más de 700 equipos de este tipo que cuando alguno falla, su reparación deja sin agua a la zona que abastece.

Solo aquí se necesitan más de 300 mil dólares, los cuales saldrán de los fondos propios de la institución.

Los cuatro sistemas operan con esos equipos y, en su mayoría, tienen mucho años de estar trabajando.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación