Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Amplían vivero de huevos de tortugas marina

El vivero se extendió a dos metros de ancho y largo.

Vivero de tortugas
Vivero de tortugas

LA UNIÓN. La Fundación para el Desarrollo de El Tamarindo (Fundatamarindo) en la jurisdicción de Conchagua amplió a dos metros de ancho y largo el corral donde funciona el vivero para la incubación de los huevos de tortuga marina de la especie glorían.

El año pasado hubo bastante desove de huevo pero el vivero no tenía la capacidad para recibir más, por lo que los tortugueros los comercializaron en el mercado negro como en restaurantes de la zona para el consumo.

En junio iniciaron la preparación del vivero,  las tortugas golfinas salen a desovar a partir de julio hasta diciembre.

 El vivero tiene un total de setenta y seis nidos  cada uno tiene desde los setenta a cien huevos.  En los cinco meses han incubado un total de 6,769 huevos de esos han nacido 1,590 neonatos y liberadas en la playa El Tamarindo.

César Carranza coordinador de la fundación indicó que para este año fue necesario ampliar la extensión del vivero para comprar más huevos y así evitar que esos sean comercializados.

Las personas que recolectan los huevos los venden por docena a la fundación a un costo de $2.50  y tienen que hacer una regalía de dos huevos por docena, eso como una compensación para proteger el recurso marino.

Inversión en el vivero

Un aproximado de 5 mil dólares anual es la inversión que realiza la fundación Fundatamarindo en el funcionamiento del vivero que se ubica en el patio de la casa de un lugareño que es el encargado de trabajar y cuidar el proyecto.

Son diez años de estar en funcionamiento el proyecto con el fin de proteger la tortuga marina que llegan a desovar a las costas de Conchagua.
César Carranza coordinador de la fundación manifestó que la inversión consiste en la compra de los materiales para construir el corral, compra de los huevos y el pago del viverista es decir la personas que esta a cargo las 24 horas del día.

 “Es un éxito el proyecto porque el año pasado se sembraron 5,670 huevos y de esos lograron nacer 4,900 tortugas que fueron liberadas”, agregó Carranza.

Rutilio Henrríquez encargado del vivero dijo que son diez años de estar trabajando con Fundatamarindo como encargado del vivero, “hay que estar vigilando a cada rato los nidos para ver si han nacido las tortugas y luego se tienen que liberar para evitar que pasen mucho tiempo en un recipiente”, indicó  Henrríquez.

Byron Robles de 19 años de edad ayuda a su abuelo a cuidar el proyecto, “desde que tenía los dos años de edad mi abuelo me fue inculcando en proteger las tortugas, siempre me llevaba a liberarlas a la playa,y es así como e aprendido a cuidarlas”.  Piden no consumir los huevos de tortugas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación