Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Amenazan con cerrar hospital si no remueven a la jefa de enfermería

Sindicalistas del hospital santaneco impidieron, ayer, el ingreso a sus oficinas al personal de las áreas administrativas, incluyendo la dirección

La consulta externa podría ser una de las áreas más afectadas en caso de que el sindicato paralice las atenciones en hospital.

La consulta externa podría ser una de las áreas más afectadas en caso de que el sindicato paralice las atenciones en hospital.

La consulta externa podría ser una de las áreas más afectadas en caso de que el sindicato paralice las atenciones en hospital.

SANTA ANA. Las acciones de hecho que realizan los miembros del Sindicato General de Empleados de la Salud (Sigesal), del hospital nacional San Juan de Dios, para la destitución de la jefa del departamento de enfermería, siguieron ayer con el cierre con candado y cadena del área administrativa de ese nosocomio.

Los empleados de la Oficina de Atención al Ciudadano (OAC), recursos humanos y el director del centro asistencial, doctor Ramón Ábrego, no pudieron ingresar a sus oficinas cuyo acceso, además, tenía bancas atravesadas.

Los sindicalistas cerraron el lunes la oficina de enfermería como medida de protesta porque el director incumplió un acuerdo dado aparentemente, el 12 de mayo, cuando se habría comprometido a sustituir a la responsable de esa jefatura.

En esa fecha, las atenciones del centro asistencial fueron suspendidas por varias horas hasta que se pactó iniciar las negociaciones en las que el acuerdo principal no se cumplió, indicaron los manifestantes.

La jefa de enfermería es acusada de supuestos malos tratos en contra del personal que tiene a su cargo y de no resolver los problemas de esa dependencia.

En esta son aproximadamente 400 empleados, entre mujeres y hombres.

El secretario general de la seccional santaneca del sindicato, Miguel Aguirre, además exigió ayer la destitución del jurídico del hospital, a quien catalogó de ser una persona "irrespetuosa y que ha maltratado al personal". Además, también "piden la cabeza" del director por no permitir que "las políticas que el ministerio quiere implementar puedan llevarse a cabo con éxito".

El secretario de Comunicaciones de Sigesal en el centro asistencial, Vigler Rosa, manifestó que exigen la intervención de la ministra de Salud, Violeta Menjívar, ante la falta de respuesta de las autoridades locales.

Agregó que si la jefa no es sustituida, podrían paralizar las atenciones en el hospital, algo que no ha sucedido en los dos días de protesta.

Expresó que los miembros del sindicato están dispuestos a dialogar para no afectar a los cientos de personas que hacen uso del lugar. Sólo en consulta externa son mil pacientes los que llegan a diario.

"No queremos llegar a otros extremos de presión (como) el cierre del hospital. Ya no queremos una negociación con el director porque ya la teníamos; él se comprometió a cumplir con la remoción. Tenemos firmada una acta donde él se comprometió", reiteró Sosa.

Aguirre manifestó que en el primer día de protesta no hubo acercamiento de parte de la dirección para tratar de buscar una solución a lo planteado por el sindicato.

Además, lamentó que el lunes pretendieron coartar su derecho de manifestarse de forma pacífica, cuando miembros de la Policía llegaron a pedirles que le bajaran volumen al equipo de sonido que mantenían afuera de la oficina de enfermería.

Ayer, en este sitio aún había algunas pancartas con mensajes de inconformidad, pero todos los sindicalistas se apostaron en el acceso de las oficinas administrativas.

"Exigimos al señor director que le envíe a la jefa la carta de la remoción de su cargo; hay un compromiso por parte de él, no estamos inventando nada. Vamos a hacer que se cumpla (lo acordado)", manifestó el dirigente sindical.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación