Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alumnos en riesgo por daños en los techos de escuela en Santa Ana

El centro escolar cuenta con 25 aulas y algunas ya tienen agujeros en el techo; mientras que en otras está podrido, por lo que están por ceder

El nivel de deterioro de los techos es evidente en la escuela santaneca. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

El nivel de deterioro de los techos es evidente en la escuela santaneca. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

El nivel de deterioro de los techos es evidente en la escuela santaneca. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. La comunidad educativa del Centro Escolar Florinda B. González, teme que suceda una desgracia si el Ministerio de Educación no repara a corto plazo el techo de los cinco módulos de aulas de la institución, pues las láminas de asbesto presentan una serie de agujeros, ante la finalización de su vida útil.

La escuela tiene 15 años de funcionar en la Urbanización Villas de Montecarlo, cantón Primavera, y nunca ha recibido cambio de techos.

El subdirector Pedro Mirón, expresó que la problemática se agravó hace tres años.

Ahora cada vez que llueve dejan a discreción de los padres de familia que envíen a sus hijos a clases pues las aulas se inundan por no tener techos en buenas condiciones.

Mientras que cuando los estudiantes ya están en la institución y comienza la lluvia, deben de buscar los escasos lugares donde pueden protegerse.

Otras veces los alumnos e incluso padres de familias se han escapado de que parte de las láminas de asbesto les caiga cuando de repente se desprenden ante el deterioro que presentan.

La maestra de primer grado, Silvia Martínez, lamentó que la dependencia gubernamental no atienda el problema pese a las gestiones que han realizado.

La única solución que les dieron es que fueran a traer las láminas de asbesto que estaban en buenas condiciones de otra escuela que el ministerio estaba reconstruyendo, contó la docente.

"Prácticamente todos los grados están así (con techos dañados). Corremos un riesgo tanto maestros como alumnos al estar trabajando en estas aulas que tienen un gran daño", expresó la docente.

El subdirector dijo que con ayuda de los padres de familia han reparado algunos techos; pero reconoció que el problema ha crecido por lo que requieren el cambio total de las láminas de asbesto.

La escuela necesita de $50 mil para el cambio de techo, de acuerdo a un proyecto que las autoridades de esta han elaborado y que presentaron a una fundación para su ejecución. Sin embargo, la respuesta de esta es que está en "proceso de ser aplicado", relató Mirón.

"Los cinco módulos están bastante dañados; no tenemos una aula (de las 25) que sea eficiente para el desempeño apropiado, no cumplen con los requerimientos pedagógicos", dijo el subdirector.

Reconoció que el ministerio les da $23 por cada uno de los 600 alumnos que cursan desde preparatoria hasta el noveno grado.

Pero esos fondos no pueden utilizarlos para la sustitución de los techos sino para la compra de material didáctico, según los mismos requerimientos de la dependencia gubernamental.

Uno de los padres de familia, Juan Baños, reconoció que los techos de preparatoria y primer grado están "completamente destruidos"; mientras que el resto están podridos.

Ayer se trató de conocer la versión del director departamental de Educación, Martín Alarcón, pero no fue posible contactarlo.

Sin embargo, el actual gobierno ha anunciado que invertirá en los próximos cinco años $115 millones para mejorar la infraestructura de las escuelas. Pero las gremiales docentes de Simeduco y Bases Magisteriales han coincidido que la inversión no será lo suficiente para cubrir las necesidades que existen en este rubro a nivel nacional.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación