Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alumnos previenen consumo de drogas entre sus compañeros

Los estudiantes dar charlas y colocan afiches donde hacen ver las consecuencias de las drogas.

Alumnos previenen consumo de drogas entre sus compañeros

Alumnos previenen consumo de drogas entre sus compañeros

Alumnos previenen consumo de drogas entre sus compañeros

Alumnos del segundo año de bachillerato del Colegio San Francisco de Asís, en Sonsonate, están enseñando a sus compañeros a prevenir el consumo de drogas como parte del programa Replicadores Pares.

Este es impulsado en la institución desde el año pasado por la Dirección de Toxicología, que es una dependencia del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública.

Son ocho alumnos los que se encargan de transmitir el mensaje y de colocar carteles en la institución.

Con ello, están cumpliendo sus 500 horas sociales que forman parte de su proceso de graduación.

Una de las alumnas replicadoras, Sofía M., de 16 años, indicó que desde hace un año se están preparando para explicar a sus compañeros las causas y efectos que conlleva al consumo de drogas, sean estas legales o ilegales.

Dicha labor se les facilita, reconoció, porque lo hacen con personas de su misma edad.

"Les estamos ayudando no solo a prevenir sino también a evitar un inicio a las drogas. Los jóvenes pueden divertirse sanamente y disfrutar su edad", señaló la joven.

El director de esta dependencia, Ricardo Cook, explicó que los estudiantes recibieron un curso básico en prevención de drogo-dependencia y que tendrán la tarea de seleccionar a un grupo similar de entre sus mismos compañeros para que sean ellos los que repliquen el mensaje en la institución el próximo año.

Aunque éste llega a los padres, sus familiares y la comunidad, a través de lo que se conoce el efecto cascada. Aunque los progenitores recibieron una charla directa.

Esta institución cuenta con 950 alumnos desde educación inicial de tres años a segundo año de bachillerato.

El programa también se implementa en el Instituto Nacional Thomas Jefferson, del mismo municipio.

Este tiene diecisiete secciones de primer año de bachillerato, en donde los estudiantes de ocho de ellas están aprendiendo sobre este tema, ya que Cook reconoció que como dependencia no cuentan con el suficiente personal porque apenas son siete técnicos.

Es por ello que capacitan a los jóvenes para llegar a más población a través de los Replicadores Pares.

Asimismo, este programa se lleva a cabo en instituciones educativas de Ahuachapán, Santa Ana, Ilopango y Ayutuxtepeque. En San Miguel han iniciado el proceso con alumnos de varias universidades para que sean replicadores comunitarios.

"El fenómeno de la drogo-dependencias no tiene distinción. Se meten en estas instituciones (privadas) como en las instituciones de las clases no tan poseídas. Ataca a jóvenes, hombres, señoritas y niños; o sea no hay porque estigmatizar", indicó el director de Toxicología.

Agregó que si los jóvenes no tienen contacto con droga está la posibilidad que la violencia disminuya.

Según la Dirección de Toxicología, las drogas más utilizadas son el alcohol, tabaco, marihuana y cocaína.

Además que la edad donde muchos jóvenes inician el consumo de drogas es a los 12 años; aunque en una situación extrema son los siete años cuando se trata de niños que no tienen hogares.

En el caso de Sonsonate hay mayor riesgo porque el hecho de ubicarse cerca de fronteras y un puerto.

El director del colegio San Francisco de Asís, Mauricio Arévalo, dijo que el programa es una necesidad para realizar un proceso preventivo con los estudiantes. Resaltó que los replicadores tienen la capacidad de detectar a un compañero cuando ha iniciado el consumo de cualquier clase de droga.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación