Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Almacenes Simán premia a 135 niños y jóvenes por buenas notas

b Los beneficiados son hijos de los colaboradores

Los ejecutivos entregan incentivo a una de las beneficiadas. Foto EDH / Marlon Hernández

Los ejecutivos entregan incentivo a una de las beneficiadas. Foto EDH / Marlon Hernández

Los ejecutivos entregan incentivo a una de las beneficiadas. Foto EDH / Marlon Hernández

Premiar a sus hijos por portarse bien es común, pero que la empresa donde colabora un padre de familia otorgue un incentivo por que su hijo obtenga buenas notas es muy difícil.

Ese no es el caso de Almacenes Simán quien desde 1975 busca apoyar a las familias en el ámbito educativo.

La empresa entregó premios a los 135 niños y jóvenes que tienen una beca con la entidad, pero que obtuvieron el año pasado las mejores calificaciones, es decir que tienen un promedio de nueve o diez donde estudian.

La actividad fue presidida por el gerente de proyectos de Almacenes Simán, Rolando Saca; el gerente de país, Luis Ernesto Mejía; y la ejecutiva de recursos humanos, Sonia de Aguilar.

"Todo esfuerzo tiene su recompensa y aquí está la de ustedes que han sido buenos estudiantes, bueno alumnos, así que ha seguir luchando", les aconsejó Saca a los beneficiados.

A inicio de cada año los colaboradores que lo soliciten llenan documentación requerida por la institución para optar por una beca para sus hijos.

En este año las familias que reciben apoyo con becas son más de mil.

"Tenemos 38 años de apoyar la labor educativa de nuestros colaboradores. La empresa siempre piensa en ellos porque sabemos que es una manera de ayudarles e incentivarlos", detalló de Aguilar.

Para Pedro Berríos, quien labora en la sucursal de Santa Ana, el aporte que hace Simán a sus vidas es "importantísimo", para la educación de los hijos de los empleados.

"Siempre es una bendición porque nos ayuda con los gastos y también nos ayuda a motivar a los niños para que saquen buenas calificaciones", aseguró Berríos.

Otra persona que mostró su agradecimiento es Violeta de Osorio, quien trabaja en Simán desde 1996.

Ella tiene una hija de 18 años, Gabriela Osorio, la cual obtuvo promedio nueve en el bachillerato.

"Es un beneficio porque nos ayuda a ponernos las pilas en los estudios. Hoy ya estoy en la universidad y me siguen apoyando", afirmó la joven.

Almacenes Simán no solo es una empresa comercial, sino que busca solidarizarse con sus colaboradores y ésta es una de muchas maneras que lo ejecuta.

"Gran porcentaje de nuestras ganancia van para estos proyectos de apoyo a ello", indicó Saca, quien se comprometió en seguir ayudando.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación