Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alemania mejora una escuela en Santa Ana

La fundación Glaswing International, en coordinación con la comunidad, también aportó para realizar las obras

Alemania mejora escuela en Santa Ana. El centro escolar de la Finca El Paraíso, ubicado en el cantón Flor Amarilla, es la beneficiada.       

Alemania mejora escuela en Santa Ana. El centro escolar de la Finca El Paraíso, ubicado en el cantón Flor Amarilla, es la beneficiada. | Foto por elsalv

Alemania mejora escuela en Santa Ana. El centro escolar de la Finca El Paraíso, ubicado en el cantón Flor Amarilla, es la beneficiada.       

SANTA ANA. La deserción de niños en el centro escolar Finca El Paraíso, en el cantón Flor Amarilla Arriba, de Santa Ana, parece que quedará en el pasado. Las remozadas instalaciones han llamado la atención de los padres de familia, quienes han buscado en los últimos días obtener un cupo para inscribir a sus hijos.

La escuela, que atiende desde parvularia hasta noveno grado, recibió una intervención por parte de la fundación Glaswing International, a través de “Microproyectos”, un programa de la cooperación alemana que permite desarrollar proyectos en beneficio de las comunidades más necesitadas del país. Además, en esta iniciativa participó la comunidad, aportando la mano de obra no calificada.

Es así como en un lapso de cuatro meses, las deterioradas aulas, a las cuales se les metía el agua durante el invierno, ahora reúnen las condiciones óptimas para que los niños puedan recibir clases.

Según Salvador Torres, coordinador de los proyectos de construcción de la fundación, además de hacer el cambio de los techos también construyeron servicios sanitarios. En este último caso, los niños tenían que caminar un kilómetro hasta llegar a unas fosas sépticas para hacer sus necesidades.

Además repararon los canales, cambiaron todo el sistema eléctrico, realizaron una pintura general del centro, reforzaron las defensas metálicas y colocaron chapas en las puertas.

Asimismo, demolieron la cocina y construyeron una nueva, incluso, entregaron una ecococina para economizar leña y mejorar la preparación de los alimentos.

La inversión asciende a 22 mil dólares, de los cuales la Embajada Alemana aportó 9,500 en materiales; la comunidad brindó seis mil en mano de obra y Glaswing International dio siete mil dólares, entre materiales, mano de obra, equipo, seguimiento y administración del proyecto.

“Esta es una de las contribuciones más importantes que ha tenido la escuela, porque estaba en pésimas condiciones. Teníamos una cocina que no reunía los mínimos requerimientos para la elaboración de alimentos; y la que hoy existe ofrece condiciones excelentes”, consideró el director de la institución, Mario Barrera.

Lo que aún falta

Pero pese a todas las mejoras realizadas, la escuela continúa teniendo muchas necesidades. La principal de ellas, según Barrera, es la construcción de un cerco perimetral.

“Estamos suplicando la ayuda para postear alrededor de la escuela y poner malla ciclón por lo menos, para proteger que no entren ni animales, ni personas ajenas a la institución”, dijo.

El también docente consideró que, si este pequeño proyecto no se realiza a corto plazo, corren el peligro de que las mejoras que ya se hicieron puedan sufrir algún daño. “Sería una lástima que esto sucediera”, consideró.

Cada año, la Embajada Alemana implementa entre 15 y 20 iniciativas comunitarias autosostenibles en temas como acceso al agua potable, salud, educación, prevención de violencia y emprendimiento comunitario, entre otros. El monto máximo de contribución en cada microproyecto es de 10 mil dólares.

Los interesados en participar de este programa pueden hacerlo antes del 31 de enero del próximo año, que es la fecha límite para las aplicaciones. Para ello pueden descargar el instructivo y formulario en la página web www.san-salvador.diplo.de, o también llamar a la sede diplomática en San Salvador, al 2247-0000.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación