Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alcaldía invertirá $1 Mll. adicional en Megaplaza

La ejecución de varias obras que no estaban contempladas en un inicio, elevó el presupuesto

Los trabajos para la construcción del lugar tardaron un año. Está en el barrio Veracruz, en un predio donde se instalaban los juegos mecánicos. foto EDH / archivo

Los trabajos para la construcción del lugar tardaron un año. Está en el barrio Veracruz, en un predio donde se instalaban los juegos mecánicos. foto EDH / archivo

Los trabajos para la construcción del lugar tardaron un año. Está en el barrio Veracruz, en un predio donde se instalaban los juegos mecánicos. foto EDH / archivo

SONSONATE. La alcaldía sonsonateca tendrá que desembolsar un millón de dólares más para finalizar la construcción de la megaplaza, que será inaugurada hoy a las 9:00 de la mañana.

El alcalde Roberto Aquino dijo ayer que la realización de varias obras que no estaban contempladas en un inicio, harán que este proyecto cueste más de $12 millones., cuando en un inicio se estimaban $11 millones.

La inversión adicional incluye la adquisición de casi una manzana de terreno que permitirá ampliar el estacionamiento, para que tenga una capacidad de albergar a 600 vehículos, cuando en un inicio sólo se habían contemplado para 200, aproximadamente.

El edil también explicó que han perforado un pozo e instalado una cisterna con capacidad de 250 metros cúbicos de agua.

El pozo será el que abastecerá del agua necesaria a los negocios que se instalen en los cuatro edificios que forman el proyecto.

Aquino dijo que decidieron hacer esta inversión debido a la "confrontación" que han tenido con la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (Anda), que les está cobrando más de un millón de dólares supuestamente por servicio.

Según el alcalde, la deuda asciende a medio millón de dólares. Anda le debe a la alcaldía $1.2 millones.

"El agua se abastecerá por pozos mientras podamos cruzar las deudas con Anda y saber quién le debe a quién y podamos tener la garantía que nos van a conectar (el servicio)", argumentó el munícipe.

Otro de los gastos imprevisto fue el reforzamiento asfáltico de las calles internas, debido a la cantidad de vehículos pesados que circularán en la megaplaza. Además, la adquisición de una planta de energía eléctrica.

En un inicio, la alcaldía realizó el préstamo para la obra con Cajas de Crédito; sin embargo, el incremento en las tasas de interés, los obligó a la emisión de títulos valores.

Aquino dijo que estos gastos permiten garantizar el funcionamiento del lugar, que librará de ventas a cerca de 43 cuadras en el centro.

Calles como San Antonio, Obispo Marroquín y el Paseo 15 de Septiembre, entre otras, deberán de ser desalojadas por los vendedores a más tardar el 10 de enero.

Si para el 11, dichas arterias aún amanecen con infraestructuras instaladas, la municipalidad las botará.

Un día después, la megaplaza será abierta al público.

La municipalidad ha diseñado un plan con el fin de promover el lugar para que las personas vayan a comprar al sitio.

"Este día (lunes) algunas personas han comenzado a quitar sus estructuras metálicas de las calles", dijo ayer el alcalde.

El proyecto ha despertado mucha expectativas entre los mismos vendedores, sobre todo porque algunos consideran que no se les dará espacio para comercializar sus productos en la megaplaza.

Incluso, el viernes anterior, un grupo de ellos caminó por varias cuadras hasta llegar frente a la alcaldía, con el fin de protestar por esa situación.

La acción duró un par de horas y luego se retiraron.

Para el alcalde, esa situación fue un hecho político ya que consideró que las personas fueron manipuladas por diputados.

"Es momento de despojarnos de los sentimientos políticos y partidarios extremistas y entrar a un auténtico esfuerzo por sacar a la gente de las condiciones paupérrimas en las que actualmente desarrollan su actividad económica", recriminó el alcalde.

Quienes protestaron la semana anterior fueron los del sector ambulante, quienes serán colocados en el edificio B, agregó el funcionario.

Esperanza

Doña Denis de Linares dijo que desde los 20 años llegó a una de las esquinas frente a la alcaldía para instalar su negocio informal.

Aunque ahora comercializa ropa, la fémina expresó que ha vendido toda clase de producto en el mismo lugar.

"Quién sabe cómo nos vaya porque toda la gente nos viene a buscar en la calle. Vamos a estar como loros enjaulados, acá uno expone bien su venta", aseveró la señora quien tiene 43 años de vender en el lugar.

Otros comerciantes, como Cecilia Alvarenga, reconocen que las condiciones serán mejores en la megaplaza, en referencia a que actualmente venden sus productos bajo las inclemencias del tiempo.

Quienes lo hacen de forma ambulante sufren aún más porque no tienen un techo que los proteja, dijo.

"Será un lugar más seguro y el aseo será mejor porque en la calle nunca lo mantenemos. Hay un desorden en las calles. En un principio considero que las ventas van a ser bajas; pero después espero que los clientes nos busquen", expresó la mujer quien tiene 20 años vendiendo en la calle.

Una de las ventajas que la alcaldía ha ofrecido a la población para que llega al nuevo lugar, es la frecuencia de buses que circularán en la zona.

Mucho buses que llegan desde Nahuizalco, Izalco, San Antonio del Monte y Nahulingo, entre otras rutas, pasarán frente a la megaplaza.

"Ojalá que el proyecto funcione bien porque es ambicioso para rescatar el Centro Histórico de la ciudad, que por años ha sido tomado por el comercio informal", dijo el sonsonateco Marcos Quezada.

Agregó que, incluso, muchas fachadas de negocios formales están obstaculizadas por las ventas en las calles, lo que les ha representado pérdidas económicas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación