Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Alcaldía de Atiquizaya busca fondos para asilo

b Estaba a cargo de una institución extranjera, la cual se retiró porque no consiguió los suficientes recursos

La formación espiritual es parte de las atenciones que reciben las personas atendidas en el asilo. Foto edh / Cristian Díaz

La formación espiritual es parte de las atenciones que reciben las personas atendidas en el asilo. Foto edh / Cristian Díaz

La formación espiritual es parte de las atenciones que reciben las personas atendidas en el asilo. Foto edh / Cristian Díaz

La alcaldía de Atiquizaya está buscando recursos a través de personas altruistas y reestructurando su presupuesto anual, para atender a las 23 personas de la tercera edad que están albergadas en el asilo que hasta abril fue administrado por una entidad extranjera que se retiró, según la síndico municipal, Jennifer de Mirasol, precisamente por la falta de recursos económicos.

De Mirasol señaló que mensualmente requerirán de $4,600 para cubrir las necesidades de las personas, alimentación y medicamento, y el pago de los servicios básicos.

Parte de la reorientación de los recursos que hará la alcaldía, serán los $5,000 anuales que estaban estipulados en su presupuesto para ayudar a personas de la tercera edad del municipio a través de círculos de inducción para aprender manualidades, alfabetización y brigadas médicas.

Aclaró que la idea es no desatender dichos programas por lo que recalcó el llamado para las personas y empresas altruistas con el fin de que colaboren con el mantenimiento.

Poca ayuda

Unas cuatro familias de los internos dan una colaboración económica, que resulta insuficiente por las necesidades que deben de ser cubiertas.

"Para nosotros es una bendición tener esta oportunidad; pero también implica un gasto. Estamos reestructurando el presupuesto para ver cómo podemos generar un fondo o al hogar de ancianos", dijo.

La nueva administradora, Silvia de Solís, señaló que las empresas que colaboraban al asilo también han dejado de hacerlo tras el traspaso. Por ello, han retomado las gestiones para que estas ayudas se reanuden.

La alcaldía también colocó su propio personal, quienes tuvieron un proceso de inducción que brindaron los anteriores administradores. Los antiguos trabajadores fueron indemnizados.

Actualmente son 15 empleados municipales los que atienden el lugar y que fueron trasladados desde otras dependencias.

Ellos han sido capacitados por la Secretaría de Inclusión Social, que construirá una rampa en el asilo para facilitar el acceso a los adultos mayores al segundo nivel.

Esta funciona a un costado de la alcaldía que había dado en comodato el terreno para un periodo de cincuenta años; ahí funcionó la cárcel de la ciudad. Sin embargo, la infraestructura fue construida por cooperación española.

De Solís expresó que hace dieciocho años un grupo de mujeres gestionaba ayuda para los adultos mayores que se encontraban en las calles.

Hace doce años llegó un religioso que gestionó la construcción de las instalaciones.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación