Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aguas servidas ensucian calles de una colonia en Apaneca

b Estas circulan al aire libre. En sectores se estanca. Alcaldía aseguró que construirá estructura adecuada

En las casas de la colonia San Jorge, hay salidas de aguas grises que llegan directamente a las calles. Pobladores se quejan del riesgo de enfermedades. fotos edh / cristian díaz

En las casas de la colonia San Jorge, hay salidas de aguas grises que llegan directamente a las calles. Pobladores se quejan del riesgo de enfermedades. fotos edh...

En las casas de la colonia San Jorge, hay salidas de aguas grises que llegan directamente a las calles. Pobladores se quejan del riesgo de enfermedades. fotos edh / cristian díaz

La falta de una planta de tratamiento de aguas negras y grises obliga a que estas últimas sean lanzadas a las calles de la colonia San Jorge, cantón San Ramoncito, Apaneca, lo que genera insalubridad de acuerdo a los mismos afectados.

La primera calle de la colonia evidencia la problemática en la comunidad, ya que en algunas esquinas hay retención de agua; mientras que el cordón cuneta está liso y con abundante lama.

Esto último incluso ya ha provocado que algunas personas se resbalen.

La situación se repite en el resto de arterias que están hechas de cemento.

Uno de los residentes, Jorge Bueno, reconoció que dicha práctica genera plagas de moscas y malos olores que empeoran al mediodía, cuando el sol es más intenso.

"Abunda mucha mosca que se deben a tanta suciedad. Tenemos necesidad que se instalen tuberías", expresó en referencia a la instalación de un sistema que lleve las aguas grises a la quebrada más cercana.

Un esfuerzo

Sin embargo, el alcalde, Osmín Guzmán, dijo que desde hace 10 años ha intentado comprar un terreno aledaño a la comunidad para la construcción de una planta de tratamiento que beneficie a la colonia.

Pero cuando las pláticas con los propietarios van avanzadas, ya no se concretiza el negocio.

Señaló que la inversión para la construcción de la infraestructura asciende a los $200 mil.

"Es una necesidad", reconoció el munícipe.

Bueno dijo que las calles que no están encementadas también se deterioran por la cantidad de aguas grises que corren en estas.

Algunas se vuelven intransitable para vehículos de tracción sencilla porque, además, tampoco hay un sistema de aguas lluvias.

Cuando llueve fuerte, el agua cubre parte de la carretera que de Apaneca conduce hacia Concepción de Ataco, en el kilómetro 93.

Otro residente, Juan Argumedo, relató que el problema de las aguas grises no sólo afecta a las personas de la comunidad.

También a los cafetales aledaños, ya que parte de estas van a dar a los cultivos, lo que les causa daños.

La problemática no es nueva; pero se ha agravado con el incremento de viviendas.

Aunque no precisó cuántas familias lanzan las aguas grises a las calles.

Argumedo señaló que son 157 lotes los que forman la colonia, que está a la orilla de la carretera que forma parte de la Ruta de las Flores.

La misma fue creada en 1986.

Pese a la urgencia de darle tratamiento a las aguas grises reconocieron que no han gestionado con alguna entidad por falta de organización de los mismos habitantes.

Otra residente, Josefa Rivera, dijo que, en su caso, debe de barrer todos los días la calle para que las aguas grises no se estanquen.

Esto porque cuando mejoraron la calle, hace cinco años, no le dejaron cordón cuneta que facilite el traslado de éstas. Los problemas se repiten y desesperan a muchos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación