Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aguas negras de colonias llegan a nacimientos de agua

Unidad de Salud aseguró que problema se debe al rebalse de un pozo

Las personas lamentaron que el sitio que ocupaban como distracción por los nacimientos, esté siendo contaminado por las aguas negras de varias colonias. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

Las personas lamentaron que el sitio que ocupaban como distracción por los nacimientos, esté siendo contaminado por las aguas negras de varias colonias. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

Las personas lamentaron que el sitio que ocupaban como distracción por los nacimientos, esté siendo contaminado por las aguas negras de varias colonias. Foto EDH / CRISTIAN DÍAZ

SANTA ANA. Los nacimientos de agua ubicados en una quebrada de la comunidad Nuevo Amanecer I, al norte de Santa Ana, son contaminados por aguas negras.

Estas provienen de colonias aledañas, como Guzmán y Santa Isabel, dijo uno de los afectados, José Rodríguez.

El problema no es nuevo; pero los afectados no han logrado que las aguas sucias sean canalizadas para lanzarlas más abajo de los nacimientos. Estos van a dar al río El Sauce.

Rodríguez dijo que el problema se agravó hace una década; pero que ya transcurrieron 35 años, desde que las colonias comenzaron a lanzar sus aguas negras en el sitio.

Hace cinco años lograron que una lotificadora instalara tuberías para que las aguas negras no pasaran al aire libre por la comunidad. Pero no pudieron evitar que siguieran cayendo a los manantiales.

El poblador relató que de ahí obtenían el agua para beber y oficios domésticos cuando no contaban con agua potable.

Además, era un centro de distracción porque muchas familias llegaban a bañarse.

Aún hay personas que utilizan el nacimiento para bañarse a pesar de que se une con las aguas residuales.

No sólo es la contaminación de los nacimientos que preocupa a las personas; sino también los malos olores que se perciben en la comunidad, donde habitan 120 familias.

Rodríguez expresó que cuando el sol está más intenso o hay viento, el mal olor se propaga en el ambiente.

Otra habitante, Dalia Rodríguez, cree que la situación de los nacimientos genera la proliferación de zancudos.

El director de la Unidad de Salud San Rafael, doctor Jacobo Díaz, dijo que no tiene que ver con los zancudos.

El galeno coincidió con el gerente de medio ambiente de la alcaldía de Santa Ana, Máximo Valdés, quien, a través del área de comunicaciones, expresó que no tienen una denuncia formal.

Uno de los miembros del departamento de saneamiento ambiental del dispensario médico, Pedro Ramírez, explicó que el problema se debe a que un pozo recolector de aguas negras ubicado en el cantón Primavera, en las proximidades de una universidad privada de la zona, ya no da abasto.

A eso se suma a que hay muchas conexiones ilegales.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación