Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Agricultores de oriente están produciendo semilla de frijol

Son siete cooperativas de pequeños agricultores que se han unido para producir el grano

ctv-u94-imagen-dsc 3828

En el caserío La Marañonera, del cantón El Amate, de San Miguel, los productores han cultivado alrededor de 400 manzanas para semilla de frijol y abastecer la cosecha. | Foto por Lucinda Quintanilla

USULUTÁN. Pequeños agricultores asociados a siete cooperativas de la zona oriental vieron en la producción de semilla de frijol una oportunidad para trascender y convertirse en una empresa formal, que les permita competitividad en el mercado de granos.

Bajo esa premisa, 15 agricultores de cooperativas de Morazán, Usulután y San Miguel unieron esfuerzos y compartieron conocimientos creando la empresa cooperativa Productores y Comercializadores de Oriente (PROCOMAO), tanto que desde el año pasado producen en masa, semilla de alta calidad que es vendida al Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal  (CENTA), misma que es distribuida a buena parte de los agricultores en todo el país con el programa de agricultura familiar.

Carlos Portillo, uno de los cooperativistas, señaló que “venimos luchando y gracias al apoyo del CENTA, que nos ha ayudado a técnificar nuestras cosechas, el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y otras instancias, ahora estamos vendiendo semilla de frijol al gobierno”. Sólo el año pasado las cooperativas produjeron  cuatro mil 280 quintales de frijol que fueron vendidos al CENTA.

Procomao posee una planta, que es donde procesan el frijol, esta se ubica en el caserío La Marañonera del cantón El Amate en San Miguel, donde recolectan la semilla de todos.

La activación de planta tuvo un costo superior a los 200 mil dólares, parte de ese dinero aportado por varias instancias, pero además por los mismos agricultores que sacaron empréstitos con la banca privada para que funcionara.

Walter Torres, director del Programa Mesoamérica sin Hambre, de la FAO, explicó que “este proyecto inicio en 2010 con la parte organizativa, en ese momento se constituyeron 13 grupos asociativos para producir grano de frijol”.

Agregó que en ese entonces lograron sembrar 50 manzanas de frijol con el apoyo de los bancos de semilla, con un 25 por ciento de semilla cobrada en especie a los agricultores; es decir que la semilla que les prestaron la devolvieron.

Después de un año su producción fue mayor y ahora producen semilla en tres variedades, entre ellas el “Centa Costeño”, que es adaptable a cualquier clima.

Los agricultores proyectan obtener una cosecha de más de seis mil quintales de semilla este año, pues las siete cooperativas trabajan en al menos 400 manzanas de tierra y por cada manzana obtienen de 20 a 36  quintales de frijol.

Los dueños de cada parcela se encarga de todo el procesamiento de la semilla y cumplen con los estándares de calidad que el CENTA les pide para que les puedan comprar.Según Portillo, son más de 200 familias las beneficiadas directamente con el proyecto y que aspiran a seguir produciendo en mayor escala.

De hecho, recientemente invirtieron en la compra de maquinaria y equipos para hacer un proceso de limpieza y escogitación de semilla más técnificado, para incluso poder vender a agroservicios y alcaldías.

Otro de los planes es comenzar a trabajar en la siembra de semilla de sorgo, para poder también vender al gobierno.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación