Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Adultos mayores reciben alimentos

La feligresía pidió que más personas y empresas se sumen al esfuerzo altruista

El esfuerzo que hacen los miembros del ministerio católico por dar alimento diario a los adultos mayores es grande; sin embargo, necesitan que otras instituciones se sumen al esfuerzo.

El esfuerzo que hacen los miembros del ministerio católico por dar alimento diario a los adultos mayores es grande; sin embargo, necesitan que otras instituciones se sumen al...

El esfuerzo que hacen los miembros del ministerio católico por dar alimento diario a los adultos mayores es grande; sin embargo, necesitan que otras instituciones se sumen al esfuerzo.

AHUACHAPÁN. Durante 18 años un grupo de fieles católicos que integran el ministerio de acción social de la parroquia Nuestra Señora de la Asunción, en la cabecera departamental, han servido alimento a cientos de personas de la tercera edad que no tienen quién vele por ellos.

La actividad la realizan todos los martes al mediodía y actualmente atienen a un grupo de 80 personas de escasos recursos que deambulan por las calles y avenidas de la ciudad.

Los integrantes de este grupo altruista explicaron que cada año aumenta el número de personas que atienden.

Indicaron que quisieran poder ampliar su servicio; sin embargo, las limitantes económicas que enfrentan les impide hacerlo con más frecuencia.

Lo que logran cocinar lo hacen gracias a la colaboración de los mismos fieles, quienes aportan en especies o dinero.

El grupo de mujeres que pertenece al ministerio sale todos los martes desde muy temprano hasta las centrales de abasto para adquirir lo necesario para los almuerzos que entregan el mismo día.

Además de la ayuda altruista, se organizan para ejecutar diferentes actividades que les permitan recaudar dinero, entre ellas, venta de café, atole shuco y rifas, entre otros.

Berta Pineda, miembro del ministerio, explicó que en la mayoría de ocasiones la actividad es realizada gracias a la "providencia de Dios", ya que muchas veces no tienen lo suficiente para completar la cantidad de dinero para comprar la comida a repartir.

"Entonces, nos toca que salir a las calles y vamos de casa en casa pidiendo una ayuda para lograr juntar el dinero. Sabemos que aunque sea un dólar es de mucha ayuda para lo que hacemos", explicó.

La mujer asegura que durante 18 años, "la misericordia de Dios" no les ha desamparado.

Hizo un llamado a las personas altruistas o a empresas con responsabilidad social a sumarse al esfuerzo que han venido haciendo durante más de una década.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación